martes, 19 marzo 2019
22:14
, última actualización
Deportes

La fuerza de la clase media

La aportación de los fichajes en la aceptable temporada del Betis es indiscutible. La progresión del equipo, no obstante, también viene avalada por el buen rendimiento de una especie de guardia pretoriana del técnico Francisco Chaparro.

el 15 sep 2009 / 18:40 h.

La aportación de los fichajes en la aceptable temporada del Betis es indiscutible. La progresión del equipo, no obstante, también viene avalada por el buen rendimiento de una especie de guardia pretoriana del técnico Francisco Chaparro. Ellos también tienen su cuota de mérito en este Betis.

Vive el aficionado verdiblanco deslumbrado por las actuaciones de los fichajes. Ver al Betis a tres puntos de los puestos europeos es una circunstancia muy agradable, producto de los goles y el buen juego de gente como Marco Aurelio, Emana o Sergio García, pero también hay más factores que ayudan. El propio director deportivo de la entidad, Manuel Momparlet, afirmaba ayer que "los refuerzos hacen que el nivel de los buenos jugadores que ya estaban aquí haya subido". Lo mejor de todo es que sale ganando el propio equipo verdiblanco.

El entrenador verdiblanco, Francisco Chaparro, está utilizando tanto o más que los fichajes a un grupo de jugadores cuyas prestaciones ha aumentado de forma visible con respecto a pasadas temporadas. El primer ejemplo es el guardameta Casto. Chaparro y su cuerpo técnico decidieron darle la titularidad a este joven portero, que ha cumplido con creces en la meta. Son once los partidos que ha disputado y en el último ante el Racing cerró aquellas bocas que bramaban por un cambio en la portería. Casto ha encajado 14 goles y poco a poco está adquiriendo la experiencia necesaria para hacerse un gran guardameta.

En el centro de la defensa tiene Chaparro también a dos de sus intocables. El primero es Arzu, quien vio retrasada su posición en el campo para ofrecer seguridad y buena salida de balón. Junto con Casto es el único que ha disputado los 990 minutos de Liga y ha demostrado con su rendimiento que haber retrasado su oposición ha sido todo un éxito. Chaparro confía en la llegada de un central en el mercado invernal para que Arzu pueda pasar al centro del campo, lo que daría más alternativas a la medular. Arzu, además, ha jugado a ratitos en el centro del campo y lo hizo con buen criterio. Junto al nazareno brilla Juanito, con 10 partidos de titular de los 11 disputados y un gol a su favor. El gaditano ha dejado a un lado la irregularidad que le persiguió en la pasada temporada para ser de nuevo un puntal en el equipo. Su buen estado de forma le ha hecho ser un fijo para el seleccionador nacional, Vicente del Bosque. Fernando Vega es el último hombre en defensa que goza de la confianza de Chaparro. El lateral, ahora muy tocado, ha jugado 10 partidos de titular.

El caso más evidente de recuperación de un futbolista es el de Capi. Tras una dura batalla con la báscula, el camero está en su peso ideal y lidera junto a Marco Aurelio el juego del Betis en el centro del campo. Lleva los 11 partidos como titular y eso sí, le falta el gol. "Capi es muy bueno", repite una y otra vez Chaparro al que le quiere escuchar.

Junto a él en el centro del campo ha despuntado Damiá. De interior ve bien los espacios y golea, pues lleva dos tantos en la actual temporada y continuas llegadas que provocaron el penalti de Marcelo con el Real Madrid o el disparo al larguero el pasado domingo ante el Racing. Lleva 8 partidos como titular al no estar presente en los primeros partidos de la competición.

  • 1