Local

La fuerza del silencio

Mañana habrá una concentración silenciosa en Madrid para condenar el atentado de ETA, que le ha costado la vida a un guardia civil y heridas muy graves a su compañero. Todo indica que ambos se cruzaron en el camino de un comando que podría tener programado un atentado.

el 14 sep 2009 / 20:59 h.

Mañana habrá una concentración silenciosa en Madrid para condenar el atentado de ETA, que le ha costado la vida a un guardia civil y heridas muy graves a su compañero. Todo indica que ambos se cruzaron en el camino de un comando que podría tener programado un atentado. La proximidad de la Navidad, dicho sea con toda prudencia, hace imaginar cualquier disparate. ETA ya ha amenazado en otras ocasiones, en fechas como ésta, y debemos agradecer el trabajo providencial de los agentes y estar a su altura.

El Estado de Derecho tiene armas para combatir a los asesinos y, aunque no haya fórmulas infalibles, sabemos que la unidad de acción, el apoyo a la política antiterrorista del Gobierno, es imprescindible. Lo es cuando hay un posible camino de diálogo que lleve a la entrega de las armas de las bandas; y también es así cuando toca aplicar con todo rigor la acción policial, jurídica y de repudio social. Tras la ruptura del alto el fuego estamos en esta última situación, de ahí el valor que tiene que veamos, por fin, a todas las fuerzas políticas y sociales reunidas en torno a una mesa y a un consenso.

Pero, ¿qué fruto recogeremos en la concentración de mañana? El del acuerdo de las últimas horas, o el de la crispación sembrada durante meses, haciendo oposición con la política antiterrorista. Hay grupos, muy definidos, que aprovechan el recogimiento del dolor general, en funerales como el de ayer, para silbar al presidente del Gobierno. Hay otros foros y momentos para la protesta, y mañana, alguien deberá garantizar su mutis, para que la fuerza del silencio nos una contra ETA.

Inés Alba es periodista

  • 1