lunes, 17 diciembre 2018
05:27
, última actualización
Deportes

La fuerza se queda en Nervión

El Sevilla es muy frágil lejos de casa en las últimas semanas. Hace un año, su ‘equipo B’ era muy distinto

el 22 feb 2015 / 20:25 h.

Aleix Vida, en un lance del partido de Anoeta (Foto: Efe) Aleix Vida, en un lance del partido de Anoeta (Foto: Efe) Si usted está pensando ir a ver al Sevilla en uno de sus viajes, quizá se lo piense dos veces. Y no por falta de ganas de apoyar a su equipo, sino por los malos resultados que éste viene cosechando lejos del Sánchez-Pizjuán. Últimamente, toda esa fortaleza que saca a relucir ante su afición –27 partidos consecutivos invicto– dista mucho de su papel lejos de casa. Cinco derrotas seguidas dan fe de ello: cuatro en Liga (Valencia, Real Madrid, Getafe y Real Sociedad) y una en Copa (Espanyol). Además, en líneas generales el equipo deja mucho que desear. Nadie le discute su actitud, pero entre errores individuales y colectivos recibió la friolera de catorce goles (casi tres de media). Aquel pésimo partido en campo del Espanyol terminó costando al Sevilla la eliminación de una Copa que había generado mucha ilusión. Luego, pese a pelear, sus errores volvieron a condenarlo tanto en Mestalla como en el Bernabéu. Y en ambas ocasiones, dando la sensación de que, siendo los mimbres los que son, pudo hacer muchísimo más. Y qué decir del Coliseum y de Anoeta, donde han visto a un Sevilla muy alejado de esa imagen que lo llevó a firmar la mejor primera vuelta de su historia. La Champions no admite concesiones. El Valencia juega una vez por semana mientras el Sevilla se desgasta en dos torneos. Luchar con él tiene mérito, así que mejor ponerse las pilas cuanto antes para no tirar el buen trabajopor la borda. Ya lo ha dicho Emery: hay un peaje que pagar. Si hacer un once titular competitivo requiere tiempo, también confeccionar un equipo B formado por jugadores menos habituales. Hace un año, en plena eliminatoria contra el Maribor, el Sevilla visitó al Rayo. De los titulares en Anoeta, sólo Bacca, Iborra y Carriço sobrevivían respecto a aquel once titular plagado también de rotaciones que ganó (0-1) en Vallecas. Esta vez, el equipo B no dio resultados. Y el problema es que el tiempo vuela.

  • 1