Cultura

Los maestros del Barroco ‘inauguran’ el futuro museo de Cajasol

El centro cultural de Laraña exhibe piezas de Murillo, Valdés Leal, Zurbarán y Cano. La pinacoteca de la Plaza de San_Francisco será menor de lo previsto en 2010. Antonio Pulido pide a Junta y Consistorio ayuda para incluir la colección Bellver en su futuro centro cultural

el 27 sep 2013 / 15:14 h.

TAGS:

Quedan aún muchos meses para que el futuro museo Cajasol vea la luz al final, si bien ayer se puso la semilla de este proyecto, con la inauguración en el Centro Cultural de esta fundación, situado en la calle Laraña, de la muestra Los maestros del Barroco, compuesta íntegramente por piezas de la colección particular de la antigua caja de ahorros, que será precisamente la que dé contenido a su futura pinacoteca. CAJASOL-BARROCO-1Hasta el 5 de enero, se exhibirá una reducida selección de obras de entre las más significativas de los siglos XVII y XVIII, época que coincide con el brillante desarrollo de la escuela barroca andaluza. Juan de Valdés Leal, Alonso Cano, Francisco de Zurbarán y Bartolomé Esteban Murillo son los pintores que conforman la exposición, junto a varios anónimos. La muestra, comisariada por Joaquín Solís, se completa con un prólogo dedicado a temas iconográficos del mismo periodo y una selección de tapices de los siglos XVII y XVIII, según indicó ayer el presidente de Cajasol, Antonio Pulido, en la presentación. La entrada es gratuita y contará con talleres para escolares y visitas guiadas los fines de semana, que incluirán actuaciones musicales a cargo de los componentes de la Orquesta Barroca. Entre las piezas, destaca un retrato anónimo del Rey San Fernando, de la primera mitad del XVIII, así como una Vista de Triana desde el Arenal, otro anónimo que muestra un punto de vista de la ciudad poco inmortalizado y que se cree que es una de las imágenes más antiguas de la capital. San Pedro Nolasco asistido por ángeles, de Zurbarán, Visión de San Antonio de Padua, de Alonso Cano, Fray Pedro de Urbina, San José con el Niño y Las dos trinidades, de Murillo, o el recientemente restaurado Jesús atado a la columna, de Valdés Leal, completan la muestra. La muestra abrirá de martes a sábado de 11 a 14 horas y de 18 a 21 horas, y los domingos y festivos de 11 a 14. Los lunes cerrará. La idea de Cajasol es continuar exhibiendo su colección con estas exposiciones, hasta poder hacerlo de forma estable en su futuro museo, sobre el que ayer Pulido dio nuevos datos. Mucho ha llovido desde que a principios de 2010, la entonces caja de ahorros sevillana hiciera pública su intención de crear un gran complejo cultural en sus oficinas de la calle Sierpes y de la Plaza de San Francisco. Eran otros tiempos, y el objetivo entonces era dar uso a los 14.000 metros cuadrados de la antigua Cárcel Real –el edificio de Sierpes– y los 4.000 de la antigua Audiencia Provincial –en San Francisco–, convirtiendo este inmueble en sede permanente de la colección de arte de Cajasol, una de las más importantes de Andalucía, con más de 4.000 piezas, que recorren del siglo XVII al XXI, valoradas en más de 13 millones. El pasado mes de marzo se daba a conocer que, debido a la crisis, Cajasol renunciaba al centro cultural en Sierpes, para centrarse en el museo de San Francisco. Ayer, Pulido desveló cuál será la dimensión definitiva de esta nueva institución cultural. “Ocupará 3.000 metros cuadrados de nuestro edificio de San Francisco, distribuidos en tres plantas”, detalló. El museo estará ubicado en una esquina del inmueble y tendrá una entrada independiente. Actualmente, Cajasol está ultimando el diseño, que quiere presentar a final de año, incluyendo las fechas de ejecución para que sea una realidad “a medio plazo”, según indicó Pulido, que reconoció que la situación económica ha obligado a redimensionar la idea original. A largo plazo, y sin fecha prevista, San Francisco albergará también el centro cultural, ya que el inmueble que ocupa actualmente en Laraña, y que incluye la Sala Joaquín Turina, no es de la fundación, sino una cesión municipal. El futuro museo acogería de forma permanente la colección Cajasol, que debido a su ingente tamaño iría rotando, así como una zona para exposiciones temporales. Los trabajos de adaptación del edificio requieren de los permisos de Patrimonio. Además, podría atesorar también la colección de Mariano Bellver, con quien se mantienen conversaciones, aunque Pulido reclamó que la Junta y el Ayuntamiento colaboren para hacer esto posible. “Nosotros queremos exponer nuestra obra, pero podemos incorporar una parte o todas las piezas de Bellver, pero necesitamos apoyo. Es un proyecto que no se puede articular de forma solitaria”, concluyó.  

  • 1