lunes, 18 marzo 2019
17:28
, última actualización
Cultura

La fundación Tres Culturas dedica sus ‘Martes de cine’ al celuloide africano

El Pabellón de Marruecos de la Isla de la Cartuja acoge una nueva edición de este ciclo de proyecciones, que tendrá entre sus protagonistas a Abderrahmane Sissako y Souleymane Cissé.

el 02 sep 2014 / 11:00 h.

TAGS:

Fotograma de‘Bamako’, el filme de Sissako que abre hoy el ciclo. / Fotograma de‘Bamako’, el filme de Sissako que abre hoy el ciclo. /

La fundación Tres Culturas de Sevilla retoma hoy su ciclo Martes de cine poniendo el foco en la casi siempre desconocida cinematografía africana, y en concreto la subsahariana. La primera cita del programa será esta tarde, a las 20.30 horas, con la proyección de la cinta maliense Bamako (2006), del director Abderrahmane Sissako.

Según una nota difundida por la propia fundación, Abderrahmane Sissako (Mauritania, 1961) y Souleymane Cissé (Mali, 1940) son dos de los pocos cineastas africanos famosos internacionalmente. Además de tener en común el contexto en el que han desarrollado su labor, ambos comparten haberse formado cinematográficamente en la Unión Soviética.

La obra de Abderrahmane Sissako –del que la fundación proyectará la citada Bamako además de dos mediometrajes– tiene como tema principal el exilio, el desplazamiento, y en ella se refleja África con toques autobiográficos. El próximo martes, día 9 de septiembre, se proyectarán Octobre (Octubre), con producción de Mali y Mauritania y fechado en 1992; y La vie sur terre (La vida en la tierra) (Francia/Mauritania, 1998)

La filmografía de Souleymane Cissé, por su parte, tiene la habilidad de poner el acento sobre aquello que África no quiere ver de sí misma, a modo de crítica social. Yeelen –programada para el 16 de septiembre en colaboración con el Institut Français de Sevilla– y Baara –23 de septiembre, Institut Français– son la elección para este ciclo. «La calidad contrastada de sus películas las convierte en magníficas embajadoras del cine africano en este acercamiento que pretendemos desde nuestra programación de Martes de cine de la Fundación Tres Culturas», concluye la nota de esta institución.

El filme de Sissako programado para hoy, protagonizado por Aïssa Maïga Tiécoura Traoré, Hélène Diarra, Habib Dembélé, Djénéba Koné, Hamadoun Kassogué y William Bourdon, cuenta cómo en el patio de un barrio popular de Bamako, han instalado un tribunal. Representantes de la sociedad civil africana entablan un proceso contra las instituciones financieras internacionales: el banco mundial y el FMI, a los que consideran responsables de la dramática situación de África. Este auténtico proceso pone en escena a juristas profesionales, representantes de la sociedad civil y actores. Entre los habitantes que viven en este patio y que se dedican a lo suyo está Melé, cantante en un bar y su marido, Chaka, sin trabajo.

Yeelen (La luz), por su parte, explica cómo un viejo hechicero africano, representante de una tradición secreta imperante en su etnia, persigue a su hijo para destruirlo –según dice– por no respetar sus mismos preceptos religiosos. En su huida, las diversas peripecias por las que atraviesa el joven se convierten en las pruebas de un penoso proceso de maduración... En el reparto destacan los actores Issiaka Kane, Aoua Sangare, Niamanto Sanogo, Balla Moussa Keita, Soumba Traore, Ismaila Sarr, Youssouf Tenin Cissé y Koke Sangare.

Baara, finalmente, está protagonizada por Omou Diarra, Balla Moussa Keita, Bubukar Keita, Baba Niare e Ismaila Sarr. El personaje central es un joven administrador de una fábrica que encuentra a un joven trabajando sobre un camino quien le dice que su familia tradicionalmente trabaja al servicio de su familia. El administrador le ofrece un trabajo, y a medida que observa sus bienestares, se da cuenta del miserable trato que tiene la compañía hacia los trabajadores.

El hombre se debatirá entre su ética y la presión de los demás de proteger sus propios intereses a medida que graves problemas financieros empiezan a aparecer en la fábrica. Aun cuando el decida, se dará cuenta de que el destino tiene un poder formidable.

  • 1