Cultura

La Fundición se atreve con la obra más difícil de Machado

Tras dos años de estudio, Pedro Álvarez-Ossorio se ha puesto al frente de Juan de Mairena, octava producción de La Fundición, basada en el texto original de Antonio Machado, que tras su primera función el sábado en Cazorla, se verá en Sevilla la semana próxima.

el 14 sep 2009 / 19:59 h.

Era un proyecto largamente acariciado. Tras dos años de estudio, Pedro Álvarez-Ossorio se ha puesto al frente de Juan de Mairena, octava producción de La Fundición, basada en el texto original de Antonio Machado, que tras su primera función el sábado en Cazorla, se verá en Sevilla la semana próxima.

Seguramente no exista en todo el corpus machadiano una obra más citada y a la vez, menos leída y conocida, que su Juan de Mairena. "Es un texto ciertamente complejo, escrito en un lenguaje difícil, pero inmensamente importante por cuanto en él se nos revela el Machado más sincero", explica el responsable de la producción, Pedro Álvarez-Ossorio. La posición del escritor frente al mundo que le tocó vivir, su visión de la enseñanza, de la política y de la guerra están meridiamente explicadas en Juan de Mairena.

Por medio de la historia de un profesor andaluz de Secundaria que acaba de jubilarse, Machado "funde pasado, presente y futuro para reivindicar un mundo más europeo y más humanista". Mantener la modernidad del texto, 71 años después de su concepción, ha sido algo fundamental para esta nueva recreación. "En la obra no faltan elementos que siguen vigentes pero además, hemos decidido incluir algunos personajes para enlazar con temas como el conflicto bélico en Afganistán", explica el director de La Fundición. De esta manera, Juan de Mairena (Juan Carlos Sánchez) tiene en el nuevo montaje una hija (María León) que vive en primera persona la reciente guerra.

El montaje, que evita en todo momento "caer en la redundancia y en la discursividad", relee el texto más avanzado y autocrítico de Machado en clave dramática. "Hemos optado por una fórmula de teatro de texto, severa en la forma, pero que no impide que haya ciertos momentos de humor a lo largo de los 90 minutos de representación", según Álvarez-Ossorio, confiado en que la multiplicidad de temas que concurren en Mairena sean "comprendidos por los machadianos e incluso por quien nunca hubiera oído hablar del autor de Campos de Castilla".

dramaturgia. Releer en clave escénica el texto ha permitido a La Fundición contar con dos expertos en la materia, Antonio Rodríguez-Almodóvar y Pablo del Barco, que junto a los hombres de teatro Carlos Álvarez-Novoa y Juan Ruesga, constituyen las cabezas pensantes del nuevo y ambicioso proyecto de la compañía.

Otro aspecto expresamente cuidado es el musical, confiado al flamenco Calixto Sánchez, quien ya trabajó sobre Machado en su última producción discográfica. "Hemos pretendido hacer una función que suponga una inmersión en el universo del Machado más filósofo", en medio de un escenario en el que los personajes reales y los inventados se dan la réplica.

En resumen, esta dramaturgia sobre Juan de Mairena pretende erigirse "en una reflexión sin límites sobre los grandes problemas de Andalucía y de España, del ser humano, del pueblo y de la ciudadanía". Con el beneplácito de los herederos de Machado, la producción es rica también en planteamientos políticos, a través de los cuales se traza "una esperanzada visión de la desdichada República". "El texto es -finaliza Ossorio- una escuela superior de sabiduría popular, un reflejo de lo que una vez fuimos".

  • 1