Local

La futura ampliación acarreará la reducción de carriles en Nervión

La Consejería de Medio Ambiente exigió al Ayuntamiento medidas para disminuir el ruido en ciertos puntos del trazado de la ampliación del tranvía Prado-Santa Justa. Por eso el Consistorio le ha respondido con unos planes zonales que incluyen la reducción de los carriles para los coches.

el 16 sep 2009 / 01:25 h.

TAGS:

La delegación provincial de la Consejería de Medio Ambiente detectó "deficiencias" en el proyecto de ampliación del Metrocentro Prado-San Bernardo-Santa Justa. El ordenamiento viario, de forma indirecta, provocaría que las viviendas cercanas a los nuevos cruces con paso a nivel (San Francisco Javier con Ramón y Cajal) y rotondas (glorieta Doña María de las Mercedes de Borbón y la intersección de Luis Montoto con Luis de Morales) incrementasen en tres decibelios los niveles sonoros. Por eso Medio Ambiente pidió "medidas correctoras".

En respuesta, la Delegación de Movilidad le ha presentado a la Junta planes zonales "para alcanzar el objetivo de calidad acústica". Estos planes, tanto de la ampliación como de la primera fase del tranvía, incluyen "actuaciones propuestas" como la "reducción de carriles para vehículos en Enramadilla, glorieta Doña María de las Mercedes de Borbón y Carlos V", así como en "San Francisco Javier, Luis de Morales y Kansas City", es decir, en todo el trazado.

Cuando se presentó el proyecto (de nuevo en información pública por estos nuevos planes zonales) colectivos sociales, como los ecologistas, e IU, socio de Gobierno de los socialistas, criticaron el número de carriles para coches y pidieron su reducción. En algunos tramos, como en San Francisco Javier, llegaban a ser seis, tres por sentido, mientras que en el resto se preveían cuatro, dos en cada dirección. Con todo, lo que se acometerá en breve (el próximo mes empezará la obra) es la ampliación hasta San Bernardo. El proyecto hasta Santa Justa no tiene fecha.

Según los nuevos planes zonales, fechados en mayo, la prolongación del tranvía reducirá en al menos diez decibelios el nivel de ruido que soporta ahora la zona, pero provocará "de forma indirecta un incremento en los niveles sonoros ambientales actuales en algunas zonas debido al reordenamiento viario", puesto que los coches pasarán más cerca de las viviendas. "Las zonas más afectadas corresponden a las edificaciones residenciales cercanas a las nuevas intersecciones, incrementándose en algunos casos en tres decibelios los niveles sonoros preoperacionales", esto es, a los actuales.

Para paliar esto se propone también desde el torneado de las ruedas del tranvía, el encapsulamiento de compresores, la mejora de los engrases, el asfaltado de las calles con aglomerado amortiguador del ruido (caucho), el amolado y la limpieza semanal de las vías, la plantación de árboles y arbustos en todo el recorrido hasta la colocación de césped en la plataforma tranviaria en la calle Enramadilla, como en Bilbao.

Además, los planes redactados por Movilidad incluyen eliminar el sonido que alerta del cierre de las puertas del tranvía, el sistema de megafonía y al aire acondicionado de las 0.00 a las 2.00 horas para evitar la emisión de más ruido.

Las propuestas municipales también incluyen un cronograma, según el cual, la reducción de los carriles tiene que estar totalmente implantada a finales de 2010.

  • 1