Local

La futura red de Cercanías eliminará 8,3 millones de viajes en coche

El Ministerio de Fomento confía en un gran aumento de usuarios con los nuevos recorridos

el 17 abr 2011 / 19:14 h.

TAGS:

Uno de los trenes procedentes de Lebrija llega a la estación de Santa Justa, en la capital hispalense.

La futura red de Cercanías por Sevilla evitará 8,3 millones de desplazamientos al año por las carreteras. Es la previsión con la que parte del Ministerio de Fomento, que ve en la apuesta por el ferrocarril una clave en el ahorro de energía, al ser menos contaminante que el coche, aunque también en los costes, ya que sale más rentable adecuar nuevas vías de tren que carreteras, como lo dejó claro en sus numerosas visitas a Sevilla el propio ministro, José Blanco.

El Plan de Ahorro Energético, presentado este mes, pone las cartas sobre la mesa y, además, avaladas por datos. El documento aclara que hay una apuesta por el ferrocarril hasta 2020 como "el elemento central del sistema intermodal de transporte de viajeros y mercancías". Dentro de esas aspiraciones están los nuevos planes de Cercanías, como imprescindibles en las áreas metropolitanos, como es el caso de Sevilla. El documento cita como ejemplo el núcleo de Madrid que, con un volumen diario de viajeros en tren de cerca de un millón de habitantes, evitó durante el año pasado 137 millones de circulaciones de automóviles. En el caso de Sevilla, el volumen de pasajeros es sensiblemente inferior -26.637 usuarios diarios- pero las previsiones son halagüeñas, habida cuenta del estreno del Cercanías del Aljarafe (C-5), la extensión de la línea Utrera-Sevilla-Lora del Río (C-1) hasta Lebrija y Las Cabezas de San Juan y el inicio reciente de las obras de ampliación de la red hasta la Isla de la Cartuja (C-2), que concluirán en 2012.

Esas perspectivas, además de posibles planes que se puedan ejecutar en un futuro, hacen pensar que se conseguirá evitar esos 8,3 millones de viajes en coche, lo que equivale, según sus cálculos, a un ahorro de 23.000 toneladas de CO2. Las expectativas del Gobierno de la Nación por la utilización del tren son muy altas. Los peores presagios en la red ferroviaria nacional apuntan a que a el aumento de pasajeros será de un 3% al año entre 2010 y 2020. Ese porcentaje se elevaría a un 6% en el mejor de los supuestos.En esas perspectivas de crecimiento también entraría la red de Sevilla, pese a que el último balance ofrecido, el de 2009, arrojaba una pérdida de medio millón de viajeros, una caída que continuó en el primer semestre del pasado ejercicio.

Esa tendencia variará sin duda este año gracias a los cambios implantados por Renfe desde el verano pasado. Los primeros proyectos fueron encaminados a reforzar la línea C-1, que había acusado más que ninguna la caída de pasajeros pasando de los 6,5 millones de usuarios de 2008 a los 5,7 de 2009. Para evitar esa sangría se amplió el pasado verano este trazado hasta Lebrija y Las Cabezas de San Juan, algo que era una demanda exigida por los vecinos desde hace años y que se vio refrendado por un crecimiento del número de viajeros. Por si fuera poco, se estrenó hace apenas dos meses la estación de El Cáñamo, en el nuevo núcleo de expansión en San José (La Rinconada) y donde confluirán un nutrido número de empresas y, por ende, contribuirá a que muchas personas cojan el tren para ir y venir de su lugar de trabajo. Mientras se potencia la C-1 y el previsible aumento de viajeros que mantendrá el circular de la capital hispalense (C-4), se encuentra el último hito en infraestructuras ferroviarias. El relanzamiento en el número de usuarios llegará de la mano de la línea C-5, que se puso en servicio el pasado 28 de marzo y apenas dos semanas después acumulaba 17.377 pasajeros, con una media de 1.240 al día. Hasta hay estaciones que se han quedado sin aparcamientos disuasorios por la demanda, como las de Villanueva del Ariscal-Olivares y Salteras, lo que lleva a replantearse una hipotética ampliación de los mismos, en la que ya trabajan los respectivos consistorios. Este tren eliminaría por sí solo en torno a medio millón de vehículos al año, según los cálculos anunciados en su inauguración.

La última apuesta es la conexión de la estación de Santa Justa con la Isla de la Cartuja. De hecho, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) inició la pasada semana las obras para la ampliación del servicio, con una inversión que supera los 45 millones de euros. Los trabajos incluyen la duplicación de la vía en todo el recorrido hasta la Isla de la Cartuja, así como obras de infraestructura, vía y edificación. El ministro de Fomento, durante la presentación del Cercanías del Aljarafe, se mojó y hasta puso fecha para la puesta en funcionamiento de esta nueva línea C-2: el primer semestre de 2012.

  • 1