Local

La gallinita que pone los huevos verdes

En un pueblecito maltrecho del México profundo llamado Cuautitlán, tlan, tlan, hay una gallina de nombre Rabanita que pone los huevos verdes, los suyos, y a la que quieren convertir en reclamo turístico para ver si el lugar levanta cabeza. Ya se están imaginando ellos el polverío de los autocares...

el 14 sep 2009 / 23:34 h.

En un pueblecito maltrecho del México profundo llamado Cuautitlán, tlan, tlan, hay una gallina de nombre Rabanita que pone los huevos verdes, los suyos, y a la que quieren convertir en reclamo turístico para ver si el lugar levanta cabeza. Ya se están imaginando ellos el polverío de los autocares hasta los topes y una ringla de coches llegando al pueblo, como en el final de Campo de sueños. Para sueño, el de ese turismo redentor que, cuando se alimenta de las ilusiones y de la ingenuidad de los pobres más pobres, provoca una compasión desgarradora.

La gente suele reírse mucho ante este tipo de noticias, con las que podrían escribirse las novelas más tristes del mundo. Después de oír algo así, y ahora que ha terminado enero en mangas de camisa y llega febrero con su solazo, uno sale a la calle radiante, mira Sevilla y, al ver toda su belleza y esa torre que pone los huevos de oro, experimenta una sensación de alivio y gratitud. Los autocares de los turistas conforman la nueva muralla de la ciudad. Tal vez deberíamos crear el Día Internacional de No Quejarnos Tanto.

  • 1