Economía

La ganancia de las tres cajas andaluzas se recorta a la mitad

La morosidad y el ladrillo ‘se comieron' 400 millones de euros en Cajasol, Unicaja y Caja Granada

el 28 abr 2011 / 19:47 h.

Cajasol, cuya sede está en la sevillana Plaza de San Francisco, emprendió el año pasado dos integraciones.

Encaje de bolillos hay que hacer para analizar la evolución de las cuentas y balances de las cajas de ahorros andaluzas -Unicaja, Cajasol y Caja Granada y eliminando Cajasur, adjudicada a la vasca BBK tras haber sido intervenida por el Banco de España- en 2010. La patronal del sector, CECA, tan sólo ofrece los datos individuales de las entidades, mientras que los consolidados (que incluyen el resultado de la caja y del grupo de empresas asociado) aparecen exclusivamente para las no inmersas entonces en grupos bancarios -a saber, Unicaja y Cajasur, pues esta última terminó el año como caja, aunque arrancó 2011 ya convertida en un banco filial de BBK y con sede en Bilbao-.

Teniendo en cuenta estas salvedades -fruto de la profunda reestructuración acometida en este sector-, esas tres cajas andaluzas sumaron unos beneficios netos de 227,19 millones de euros, el 43,7% menos que en 2009 (para este último ejercicio, se ha agregado el resultado de Caja Jaén al de Unicaja y el de Caja Guadalajara al de Cajasol, pues protagonizaron sendos procesos de fusión).

En concreto, el descenso en la malagueña fue del 46,59%, hasta 142,40 millones, del 40,61% en la sevillana, con 61,90 millones, y del 30% en la granadina, que arrojó 22,87 millones al cierre del pasado ejercicio.

Al buscar las causas de este deterioro, y al margen de la ya larga crisis económica, se extrae que las dotaciones contra insolvencias y las pérdidas por deterioro de activos -créditos fallidos o aquéllos cuya recuperación es más que dudosa, debido a morosidad y suspensiones de pagos de empresas- se comieron gran parte de los beneficios de las tres entidades. Así, la primera de las partidas se situó en 276,49 millones de euros (que se triplicaron desde los 84,86 millones de 2009), y la segunda, en 402,06 millones (esa cifra se cuadruplicó en un año, siendo 100,57 en el ejercicio prededente).

Esta sangría se trasladó al volumen de recursos propios (el capital más las reservas), dado que sufrieron un fuerte retroceso. En conjunto alcanzaron los 4.043,58 millones, un 23,29% menos sobre los datos de 2009, un recorte particularmente intenso tanto en Cajasol como en Caja Granada. Las reservas, por tanto, sufrieron un severo revés, más que en ningún otro año de la crisis.

Disminuyeron el 4,69% los créditos a los clientes, que quedaron en 56.043,05 millones, una caída cuatro veces superior a la de los depósitos captados, que bajaron un 1,03%, hasta los 58.842,39 millones de euros.

Cajasur. Una mención especial merece la antigua caja cordobesa, ya propiedad de la vasca BBK. Como se había adelantado, sufrió una pérdida de 1.139,86 millones de euros, siendo la única entidad de la CECA que saldó 2010 en números rojos. Por deterioro de activos financieros perdió 587,81 millones más 144,69 por otros activos, y tuvo que realizar dotaciones por un valor global de 425,36 millones.

En un año, 2010, marcado por la incertidumbre (negociaciones con Unicaja y su posterior intervención), Cajasur perdió 1.241 millones en depósitos de los clientes, casi un 10% de su cartera.

  • 1