Local

La Generalitat advierte de que no está sola en financiación

La Generalitat ha pasado directamente a la amenaza. El conseller de Interior y Relaciones Institucionales, Joan Saura, aseguró ayer que la Generalitat no aceptará un sistema de financiación por debajo de lo que prevé el Estatut y, de paso, avisó de que "aquello que es malo para Cataluña también lo es para otras comunidades autónomas".

el 15 sep 2009 / 09:13 h.

TAGS:

La Generalitat ha pasado directamente a la amenaza. El conseller de Interior y Relaciones Institucionales, Joan Saura, aseguró ayer que la Generalitat no aceptará un sistema de financiación por debajo de lo que prevé el Estatut y, de paso, avisó de que "aquello que es malo para Cataluña también lo es para otras comunidades autónomas". Saura es miembro de ICV, una de las formaciones que sostienen al tripartito junto con los socialistas y ERC.

Según indicó el conseller Joan Saura en una entrevista con Efe, la negativa del Gobierno catalán a aceptar "un mal acuerdo" de financiación, que implique poco más que una actualización del actual, podría tener como efecto que otras comunidades perjudicadas "también puedan rechazarlo".

Recordó que las comunidades más maltratadas con el sistema actual -y que como Cataluña sufren un déficit elevado que se refleja, a su juicio, en las balanzas fiscales- están a la expectativa, por lo que el Gobierno catalán "no es el único" que defiende la necesidad de un nuevo modelo.

En opinión del conseller Saura, esto genera una situación que "hace inviable" un sistema de financiación continuista que, a su entender, podrían aceptar comunidades como Andalucía pero no otras como Cataluña.

Sin embargo, Saura no cree que la Generalitat tenga que rechazar definitivamente el modelo propuesto para los próximos años ni que las discrepancias existentes comporten la prórroga automática del actual, ya que "aunque la negociación no va bien" se mostró convencido de que, "al final, habrá un acuerdo".

"Cataluña -recordó el conseller y líder de ICV- tiene ahora una situación demográfica muy distinta respecto al sistema de 1999, puesto que ha aumentado mucho su población con ciudadanos de otros países, y esto hace que tenga unas necesidades superiores que deben verse plasmadas en el nuevo modelo".

Según Joan Saura, el Gobierno del PSOE "ha empezado mal" la negociación, porque en primer lugar "debía haber aclarado qué recursos se queda el Estado, que en cualquier caso tiene que adelgazar, y qué recursos han de ser redistribuidos a las comunidades en función del mayor volumen de competencias".

"Luego debería haber explicado qué mecanismos de nivelación contempla y, si en el Estatut se dice que la solidaridad debe ser para servicios básicos de educación, sanidad y servicios sociales, tienen que ser sólo éstos", zanjó.

  • 1