Local

La Giralda desde San Juan

En el París de hace un siglo había un grupo partidario de que se derribara esa torre tan fea que había levantado Eiffel y, para poder ver la ciudad sin torre, se subían a ella, iniciando así inconscientemente la puesta en valor del monumento...

el 15 sep 2009 / 20:27 h.

En el París de hace un siglo había un grupo partidario de que se derribara esa torre tan fea que había levantado Eiffel y, para poder ver la ciudad sin torre, se subían a ella, iniciando así inconscientemente la puesta en valor del monumento al que ahora todo el mundo quiere tener delante de su ventana. Un nuevo hotel, con una habitación en su azotea ha puesto su precio en 300 euros la noche por esa razón. En Sevilla sólo una leyenda del día de la toma de la ciudad por Fernando III cuenta que los almohades quisieron tirarla pero, seguramente, con la intención de dejar a la Kutubía de Marraquech reinar en solitario.

El sevillano que puede hacerlo (yo, por ejemplo) presume de ver desde su casa la torre emergiendo sobre el caserío y, sin embargo, ese sentimiento no fue patente en San Juan de Aznalfarache, que teniendo un cerro hecho a propósito para ello y con el río casi lamiéndolo, descuidó durante mucho tiempo valorar el enclave como balcón privilegiado de la ciudad. Lo valoró Almutamid que, aunque la viera sin Giralda, pintó en una estrofa lo que veía desde ahí: Sevilla es una novia/ y yo, el hijo de Abbad, su esposo;/ el Aljarafe es su corona/ y el río su collar.

Es un buen regalo de Navidad esa noticia de un proyecto para revalorizar el lugar y aunque la suma de dinero sea pequeña, es una pequeña gran suma. Han dado pie a ello pequeños restos de Osset, la población originaria, pero también serán pequeños grandes restos si sirven para que el otro Cerro pase a ser un lugar concurrido. Quizás su patrimonio material no sea portentoso pero si lo es el inmaterial, el que guarda el pulso de la Hispalis tardorromana y paleocristiana, de la Isbilia andalusí, de la Sevilla de Lope y de Mateo Alemán, de Bécquer y de Turina. La visión de una Giralda arrebolada por el sol rojo del ocaso.

Antonio Zoido es escritor e historiador

  • 1