Local

'La globalización trae oportunidades, pero también grandes incertidumbres'

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, se convirtió en el primer jefe de Estado de América Latina en participar en el Foro de Boao, donde afirmó que el objetivo es "dar un salto al desarrollo". (Foto: EFE)

el 15 sep 2009 / 03:05 h.

TAGS:

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, se convirtió hoy en el primer jefe de Estado de América Latina en participar en el Foro de Boao, donde afirmó hoy que el objetivo es "dar un salto al desarrollo" en el plazo de una generación, algo que Asia demostró que es posible.

La séptima sesión anual del Foro, centrada este año en el medio ambiente bajo el lema de "Avancemos hacia un Asia Verde con cambios en los que todos ganemos" fue inaugurada hoy por el presidente chino, Hu Jintao, y reúne a 1.700 políticos y hombres de negocios.

"Asia sigue siendo una de las regiones más dinámicas del mundo y China continuará contribuyendo a su desarrollo", dijo hoy Hu en la ceremonia inaugural.

Las posibilidades de cooperación en energías limpias, la reforma financiera, el cambio climático, la competitividad y la responsabilidad social serán debatidos hasta mañana en el Foro económico.

"China nos convoca cuando se cumplen 30 años desde el inicio de su apertura económica y su adhesión a la economía de mercado. Nos alegramos de su progreso y nos impresionan sus logros", señaló Bachelet en su intervención.

Al destacar los logros chilenos, la presidenta destacó que su país "es hoy una democracia consolidada. Hemos crecido y reducido la pobreza del 40 al 13 por ciento. Construimos un nuevo sistema de protección social y nuestro objetivo es dar un salto al desarrollo en el plazo de una generación. Asia es un testimonio de que es posible", prosiguió.

La presidenta explicó que Chile ha apostado por integrarse en el mundo con una red de 53 acuerdos de libre comercio, uno de ellos con China que le da acceso a un mercado de casi 4.000 millones de personas, mientras negocia convenios con Australia, Malasia, Tailandia y Vietnam.

"Chile, que desde 1994 participa en APEC, está convencido de que si en el siglo XIX el eje de la economía internacional estuvo en Europa, y en el XX en EEUU, en el XXI estará en el Asia Pacífico", señaló.

Sobre la globalización "iniciada con el siglo", Bachelet destacó que "es un proceso de riesgos y oportunidades, pero también de grandes incertidumbres al aumentar la brecha entre ricos y pobres y producir pérdida de empleo y crisis o ausencia de redes de protección social".

Otras amenazas son, dijo, el deterioro de la calidad de vida en las grandes ciudades, el aumento de la delincuencia urbana, la falta de alimentos, de trabajo, salud, educación o de una vejez digna, "todo ello fácilmente reconocible en el mundo en desarrollo".

Bachelet defendió la necesidad de afrontar los desfíos mediante la construcción multilateral de bienes públicos globales, reforzando las instituciones multilaterales y acelerando la reforma de la ONU.

En la reforma de las instituciones financieras internacionales, "las economías emergentes, como China o Chile, deben tener una voz mucho más fuerte", señaló.

Tras afirmar que su Gobierno presta atención a la lucha contra el cambio climático y al cuidado y recuperación del entorno natural, Bachelet subrayó que trabaja también para fortalecer la cooperación entre China y Asia con América Latina.

"Tender un puente, y asociar a las dos regiones para aprovechar las oportunidades de la globalización, y afrontar juntos los desafíos de la gobernabilidad global", insistió.

La presidenta chilena destacó que América Latina exhibe un prolongado crecimiento económico, y ha efectuado contribuciones importantes al sistema internacional.

"Si fortalecemos nuestros vínculos, ambas regiones habremos dado otro paso estratégico que beneficiará nuestro propio crecimiento y desarrollo", concluyó Bachelet.

Esta noche, la mandataria chilena asistirá a la cena oficial del Foro y mañana, domingo, se reunirá con Hu Jintao.

Posteriormente, viajará a Pekín para entrevistarse con el primer ministro chino, Wen Jiabao.

El lunes 14 de abril, Bachelet pronunciará un discurso en la Escuela de Cuadros del Partido Comunista de China (PCCh), donde se forman los futuros líderes, y después almorzará con el presidente de la Asamblea Nacional Popular (ANP), Wu Banguo.

Al día siguiente, en Shanghai, la capital económica y financiera de China, la presidenta se reunirá con las autoridades municipales y participará en un seminario empresarial bilateral similar al que también se organizará durante su estancia en Pekín.

  • 1