Local

La gloria espera en Treviso

El Cajasol transforma su status con la clasificación para la Final Four de la Eurocup. Perdió 80-77 con el Budivelnik en Ucrania pero hizo valer los 18 puntos de ventaja logrados en San Pablo. Su rival en semifinales será la Benetton de Treviso, equipo anfitrión.

el 30 mar 2011 / 18:12 h.

TAGS:

Hace veinticuatro años, cuando el proyecto del baloncesto profesional empezó a andar en Sevilla con una génesis ciertamente artificial, nadie hubiese siquiera esbozado la posibilidad de que ese equipo que jugaba en Amate, luego en San Pablo, sin demasiado apego ni cariño de la gente en una ciudad futbolera que no pocas veces lo ha sentido como extraño se situase en la primera línea del baloncesto europeo. Es el status que ayer ganó el Cajasol , protagonista de una Final Four en Treviso que guarda el tesoro de un título posible con una plaza en esa Euroliga que no disputa desde el año 2000.

Hay pasos que cambian la vida de las personas y personas que cambian la vida. Lo ha hecho Joan Plaza , como antes Javier Imbroda, como Aleksander Petrovic, como José Alberto Pesquera. Personalidades que han ido transformando un club sin la exigencia de ganar en un ganador, aunque fuera de forma coyuntural. El reto de futuro entraña la necesidad de aprovechar momentos como éste para que sucedan más a menudo.

Este Cajasol de Plaza se ha ganado ya un lugar de privilegio en la historia del propio club, un lugar en la historia del deporte sevillano, del baloncesto andaluz... ahora afrontará en Treviso la posibilidad de hacer historia en el baloncesto europeo, en el deporte español.

El último paso hacia la final lo dio en precario en un ambiente impropio de la trascendencia del partido. Apenas 1.500 personas en un pabellón donde los dos equipos se sentían extraños. Accedió al vetusto hangar que acoge la peculiar pista del Budivelnik con la actitud y la intensidad necesarias pero con una defensa a todas luces defectuosa. Los hombres de Joan Plaza, seguramente confiados por su facilidad inicial para anotar, dejaban hacer hasta un punto contraproducente al equipo ucraniano, que como era de esperar dejó de lado su habitual acomodo en ritmos bajos de juego para percutir con suma rapidez en sus ataques.

Ahí encontró demasiados resquicios, tanto por dentro, donde Andy Betts se hizo amo y señor, como por fuera, donde los chicos de Josep María Berrocal acumularon cinco triples de seis intentos por ese metro de más que ofrecía la defensa perimetral. Pero como delante las cosas funcionaban, el conjunto de Kiev dominaba pero sin acceder a ventajas más allá de los seis puntos (19-13), que además las aportaciones de Urtasun y Paul Davis en la recta final del primer cuarto (23-22) se encargaron de relativizar. Llegó la irrupción de Ivanov, que recordó al mejor Richard Scott, uno de los mejores extranjeros que ha tenido el Caja en su historia. Buenos movimientos interiores, buenos tiros exteriores, acierto casi pleno y 8 puntos consecutivos que dieron a los sevillanos la primera ventaja seria (26-30).

Pero era previsible que la laxitud defensiva se cobraría su factura. Coincidió con la lesión de Calloway, que se fue cojeando ostensiblemente al banco, y la recaída de Davis de sus problemas en la espalda. Budivelnik llevó el partido al momento crítico que perseguía con un parcial de 14-0 (40-30) en una de esas lagunas tan habituales en este equipo. La reacción llegó entonces de la mano de Louis Bullock, primero, y con minutos extraordinarios de Triguero, especialmente en defensa, un pilar para ir ganando esa consistencia que el equipo necesitaba atrás.

El Caja se tomó en serio el aviso del Budivelnik y apretó los machos atrás como no podía ser de otra forma, sacando fuerzas y coherencia de los problemas de las lesiones. Un triple de Urtasun puso la puntilla a un parcial previo al descanso de 0-9 que, de paso, dejaba sin fe a los ucranianos. El Caja tomó la delantera (54-56) y ya no cometió más deslices hasta el final, donde Budivelnik se llevó la honrilla de la victoria en el partido y el Cajasol la gloria de jugar toda una final europea.

Ficha técnica.

80 - Budivelnik (23+17+14+26): Billy Keys (10), Spencer (12), Morley (10), Agafonov (7), Anisimov (-) -cinco inicial-, Kobzystyi (2), Wilson (8), Ikovlev (12), Stefanyshyn (-), Zabirchenko (3), Lukashov (6) y Andy Betts (10).

77 - Cajasol (22+17+17+21): Satoransky (8), Bullock (14), Kirksay (7), Katelynas (2), Triguero (12) -cinco inicial-, Balvin (-), Cabanas (-), Urtansun (15), Sastre (-), Calloway (-), Paul Davis (5) e Ivanov (14).

Árbitros: Sreten Radovic (CRO), Milivoje Jovcic (SRB) y Sergey Mikhaylov (RUS). Sin eliminados.

Incidencias: Partido de vuelta de los cuartos de final de la Eurocopa. Disputado en el pabellón Meteor DS, en la localidad ucraniana de Dniepropetrovsk, al tener el Budivelnik el suyo habitual de Kiev en obras. Unos 1.500 espectadores.

  • 1