jueves, 21 febrero 2019
09:21
, última actualización
Local

La 'gran caja' andaluza concita unanimidad y sortea localismos

La oposición y los sindicatos cierran filas con el proyecto avalado por el presidente de la Junta, José Antonio Griñán.

el 25 jun 2010 / 19:44 h.

TAGS:

La propuesta lanzada por el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, en el Parlamento de una gran caja andaluza concitó ayer un inédito cierre de filas. Si en otras ocasiones, esa apuesta ha despertado suspicacias y recelos, en este caso la fórmula provocó consenso. PP e IU y los sindicatos CCOO y UGT respaldaron la apuesta de una integración a tres bandas, liderada por Unicaja y Cajasol y a la que debería sumarse, en opinión del Gobierno, Caja Granada. Esa último incorporación se antoja complicada porque la caja granadina ya se ha embarcado en una SIP con entidades foráneas capitaneadas por Caja Murcia.

 

Ahora las circunstancias son distintas. Lo repitió ayer el presidente andaluz, que pidió "cierta celeridad" para poner en marcha la fusión: "Andalucía no puede quedarse atrás". Griñán admitió que todo el mapa financiero se está moviendo muy rápido. Subrayó que busca "un gran consenso", consideró que "esto se está moviendo muy deprisa" y que "las alternativas que hay se van estrechando cada vez más". Los socialistas consideran que la gran caja se hará realidad "en los próximos meses". El presidente ha convocado la próxima semana al líder del PP andaluz, Javier Arenas, y al de IU, Diego Valderas. Ambos ayer mantuvieron un tono absolutamente constructivo.

En el caso del líder de Izquierda Unida avanzó que su formación entregará al presidente de la Junta "un decálogo" que es, dijo, una "decidida apuesta de IU en apoyo a la gran caja del sur". Valderas dejó claro que no aceptan que "el Banco de España pueda entregar Cajasur a una entidad que no sea de nuestra tierra cuando hay entidades solventes en nuestra comunidad". El líder de IU anunció que "va a pedir una reunión" con el presidente de Unicaja, Braulio Medel; de Cajasol, Antonio Pulido; y de Caja Granada, Antonio Jara.

El presidente del PP andaluz, Javier Arenas, señaló que si el hecho de que Cajasol y Unicaja participaran conjuntamente en la puja por Cajasur supone una "opción andaluza más sólida" pues "bienvenida sea". Sobre la posibilidad de que Caja Madrid opte a quedarse con la entidad, Arenas recriminó a la consejera de Presidencia que dijera que era "escandaloso" y pidió respeto al Banco de España. Avanzó que participará "con toda la seriedad, prudencia y responsabilidad" en la cita con Griñán y recalcó que mantendrá una posición "extraordinariamente constructiva".

También los socialistas comenzaron a hacer sus deberes, con un tono más reservado en Granada. Griñán, tras dejar atrás ambigüedades y trazar su hoja de ruta en el Parlamento, dio instrucciones a su partido en un almuerzo que mantuvo con los secretarios provinciales. Los dirigentes socialistas de Sevilla y Málaga salieron ayer públicamente a respaldar el proyecto de la gran caja. El secretario general del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera, dijo que trasladará a los consejeros socialistas en Cajasol que trabajen por la fusión con Unicaja. Valoró la iniciativa de Griñán como una "propuesta histórica y de una gran importancia estratégica".

Viera alertó sobre el error de "caer en localismos", lo que calificó de "absurdo". También el dirigente del PSOE de Málaga, Miguel Ángel Heredia, respaldó la "hoja de ruta" fijada y calificó la gran caja andaluza como un objetivo "ilusionante". El PSOE de Granada consideró positiva la propuesta de Griñán aunque precisó que la fusión fría (SIP) de Caja Granada con entidades del Levante "busca también el mismo objetivo". La secretaria provincial del PSOE, Teresa Jiménez, incidió en que serán los órganos de la entidad granadina los que "de manera independiente" elegirán su futuro.

Los sindicatos también empujaron a favor de una gran entidad andaluza. CCOO lo apoyará "siempre y cuando se articule en forma de fusión" y descartó un SIP. El secretario general de UGT-A, Manuel Pastrana, aseguró que el proyecto sería "positivo" para Andalucía "siempre y cuando se mantuviesen todos los puestos de trabajo" y "obtuviese el máximo consenso posible".

  • 1