lunes, 18 marzo 2019
12:07
, última actualización
Local

La Gran Sevilla es la corona metropolitana más joven de toda España

La Gran Sevilla goza del espíritu más joven de España. Así lo deja claro el Instituto Nacional de Estadística, que revela que cerca de la mitad de la población del área metropolitana tiene menos de 35 años. Un dato insuperable para otras grandes aglomeraciones urbanas, como Madrid o Barcelona.

el 15 sep 2009 / 21:34 h.

TAGS:

La Gran Sevilla goza del espíritu más joven de España. Así lo deja claro el Instituto Nacional de Estadística (INE), que revela que cerca de la mitad de la población del área metropolitana tiene menos de 35 años. Un dato insuperable para otras grandes aglomeraciones urbanas, como Madrid o Barcelona.

Sevilla y su área metropolitana se mantiene joven. Hasta un 46,57% del casi millón y medio de habitantes de la Gran Sevilla se mantiene por debajo de los 35 años, una cifra récord si se compara con otros territorios de España. Las áreas metropolitanas de Madrid, Barcelona y Valencia, por ejemplo, pese a ser más pobladas, sufren un mayor proceso de envejecimiento. El caso más acentuado es Barcelona, que está cinco puntos por debajo de Sevilla en porcentaje de jóvenes (41,44%) y, sobre todo, el área de Bilbao, que sólo tiene un 36,73% de habitantes menor de 35 años.

La alta tasa de juventud parece un caso único andaluz. Eso se traduce del hecho de que de las grandes aglomeraciones urbanas españolas, sólo dos andaluzas, Granada y Málaga, se acercan a los registros marcados por la Gran Sevilla. El profesor del departamento de Geografía Humana de la Universidad de Granada, Juan Jesús Lara, corrobora esta teoría y asocia este fenómeno a dos causas: la alta tasa de natalidad que registra desde siempre Andalucía y al aumento de la población inmigrante en la comunidad.

Nacimientos. "Andalucía lleva desde la década de los 90 con una altísima tasa de natalidad", señala Lara, que recuerda que la región siempre está en torno a dos puntos por encima de la media nacional en nacimientos. En ese cálculo, Sevilla sigue a la cabeza, con 12,94 nacimientos por cada mil habitantes, que se convierte en la cifra más alta registrada en la provincia en los últimos 19 años. Un registro que, por cierto, sólo es superado en España por las ciudades autónomas de Melilla y Ceuta y la provincia de Murcia.

En la misma línea, la profesora de Geografía Humana de la Universidad de Sevilla, Pilar Almoguera, resalta que la provincia se mantiene con una tasa de natalidad que "aunque no es tan alta como antaño sí que está por encima de la media". A eso añade que la población jóven "se concentra en la Gran Sevilla, en especial matrimonios jóvenes que buscan la mejor oferta inmobiliaria, que precisamente se localiza en la corona metropolitana".

Lara suma a la alta tasa de natalidad otro razonamiento: la llegada de inmigrantes. Así, el profesor de la Universidad de Granada aclara que "la mayoría de los extranjeros que llegan tienen una edad entre 20 y 40 años". Sólo hay que fijarse en el caso del área metropolitana de Sevilla. En este territorio residen un 85% de los inmigrantes empadronados de la provincia. Además, representan cerca de la mitad de los nuevos inquilinos que recibió en 2008. Sin embargo, para seguir su crecimiento, el área metropolitana no podrá recurrir a la población inmigrante que es el componente más volátil en el futuro cercano debido a la crisis económica y, por tanto, según las proyecciones del INE, sufrirán una caída importante de aquí a 2018.

La mayor presencia de jóvenes no es la único marca de rejuvenecimiento de la Gran Sevilla. También es el área metropolitana española con menor porcentaje de mayores residiendo en su territorio. Tan sólo 195.720 habitantes (13,29%) tiene más de 65 años, una cifra inferior al resto de grandes aglomeraciones. Caso especial es el del área de Bilbao, que comprende 35 municipios de Vizcaya y tiene casi un 20% de la población con edad de jubilación.

Pero la juventud no es eterna, como remarca la profesora Pilar Almoguera, que ya detecta en Sevilla síntomas de ese proceso de envejecimiento natural presente en todas las aglomeraciones urbanas. Así, alerta de que cada vez hay menos jóvenes y que los nacimientos previstos para los próximos años no llaman al optimismo. En este caso, se incide en que la población menor de 14 años en la Gran Sevilla descendió en 10.000 habitantes en la última década y las previsiones para los próximos años no dan mucho pie al optimismo. De hecho, la proyección hace pensar que dentro de 50 años los jóvenes -aquellos menores de 35 años- representarán menos del 14% de la población del área metropolitana.

  • 1