martes, 13 noviembre 2018
17:30
, última actualización
Local

La gripe pasa de largo gracias al buen tiempo

Su incidencia en Sevilla está siendo “baja” y sin picos de contagio

el 10 ene 2012 / 20:20 h.

TAGS:

Aunque muchos sevillanos tengan la sensación de que la gripe está pegando fuerte este año, la realidad es justo la contraria. La incidencia está siendo "baja", inferior a la del año pasado sin "picos" de contagio, según los datos ofrecidos por la Delegación Provincial de Salud. Aún así, las autoridades sanitarias advierten de que a finales de enero es habitual que haya un rebrote.

En Sevilla, el Servicio Andaluz de Salud viene atendiendo entre ninguno y 65 casos a la semana por cada 100.000 habitantes, según la administración sanitaria. La pasada Navidad, durante la semana en la que finalizó 2012 (la última cuyos datos se han contabilizado), 46 de cada 100.000 sevillanos fueron diagnosticados de gripe en la provincia. Estos datos contrastan, por ejemplo, con los de finales de octubre, cuando aún saliendo del verano y con temperaturas muy altas se registraron 65 casos por cada 10.000 habitantes.

El dato es llamativo, como explica el doctor Jesús Neri Fernández, director médico del distrito sanitario de Sevilla, puesto que "en torno al 25 o al 26 de diciembre, terminando el año, es una fecha en la que suelen aumentar mucho los casos de gripe". En esta ocasión la incidencia en Navidad ha sido sin embargo inferior a otros momentos, como es el caso de principios de octubre, con los citados 65 casos por cada 100.000 habitantes.

Según el responsable sanitario, una de las razones principales de esta baja incidencia hay que buscarla en el clima: "Estamos teniendo un tiempo muy bueno, con temperaturas suaves para tratarse del invierno, y la gripe pega con más fuerza cuando hace mucho frío", señala. El hecho de que las personas tiendan a congregarse de forma más próxima estaría detrás del fenómeno, según el facultativo.

Durante la pasada temporada -de otoño de 2010 a verano de 2011- hubo en Sevilla alrededor de 1.700 casos de gripe por cada 100.000 habitantes, unos 12.000 en total, con una media semanal de 34 por cada 100.000 personas. La cifra fue casi un 50% inferior a la temporada anterior, según el SAS. Aunque es pronto para que las autoridades sanitarias califiquen este curso, sí se señala que las cifras están siendo "bajas para las fechas en las que estamos".

Otra posible explicación para esta baja incidencia podría estar en las campañas oficiales de vacunación. La Consejería de Salud destaca que la mayoría de los enfermos de gripe durante el año pasado fueron menores de 65 años, lo que refleja el éxito de estas campañas entre los colectivos de riesgo, precisamente los mayores de esa edad. Esperando para este año una incidencia similar al anterior -según la previsión de la Organización Mundial de la Salud-, la consejería ha adquirido más de 285.000 dosis de la vacuna para cubrir toda la provincia. Una cifra que supera en 22.000 a las que se adquirieron en la temporada anterior.

En cuanto a las recomendaciones de cara a la prevención, el doctor Neri señala que la gripe se contagia "en un 90% de los casos" a través de microgotas de saliva, especialmente al hablar con un enfermo. Es decir, la infección se produce sobre todo a través de las vías respiratorias, al inhalar el virus de los afectados durante una simple conversación. Por eso, antes que lavarse las manos tras tocar superficies que puedan contener el virus, es más eficaz "cubrirnos la boca con algo al hablar, si sabemos que estamos enfermos". Junto a ello, fumar o respirar por la boca, actividades irritantes para las vías respiratorias, favorecen el contagio.

  • 1