Local

La Guardia Civil rastrea por segundo día el río en busca de un bañista

Los testigos aseguran que vieron a un hombre pedir auxilio antes de hundirse junto a la pasarela de la Cartuja.

el 01 ago 2012 / 08:49 h.

TAGS:

Ni rastro tras dos días de búsqueda. La Guardia Civil volvió ayer por segundo día consecutivo a rastrear la zona del Guadalquivir cercana a la pasarela de la Cartuja, donde, según algunos testigos, vieron el martes a un hombre pedir ayuda después de haber cruzado parte del río a nado. La búsqueda continuará hoy, ampliándose la zona de rastreo.
Según confirmaron fuentes policiales y de la Guardia Civil, el rastreo se retomó ayer a primera hora de la mañana hasta que oscureció, sin éxito. Los buzos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) ya estuvieron rastreando la zona cercana a la pasarela de la Cartuja, y próxima al paseo de Juan Carlos I, el martes a última hora de la tarde.

El 112 recibió el aviso de un particular poco antes de las 18 horas del lunes, trasladándose al lugar los Bomberos, que marcaron la zona indicada por los testigos con dos boyas que aún ayer seguían delimitando el lugar a rastrear. Los Bomberos llamaron entonces a la Guardia Civil, que tiene las competencias sobre el río y cuenta con una unidad especializada en rescate submarino, para que se hicieran cargo del rastreo.

Sin embargo, los buzos estaban en otra operación en Cádiz y no pudieron llegar a Sevilla hasta pasadas casi cinco horas desde que recibieron el aviso, y eso que se trasladaron en helicóptero para poder ganar tiempo. Los buzos estuvieron menos de una hora buscando en el lugar, hasta que ya se quedaron sin luz solar, sin conseguir encontrar nada.
Hasta entonces, los únicos detalles que han podido ser averiguados por la Policía Nacional son que el bañista podría ser de nacionalidad polaca y al parecer era un indigente. Sin embargo, este extremo no se podrá confirmar por completo hasta que sea localizado el cuerpo, ya que los datos se han obtenido de la documentación y diversas pertenencias que se localizaron junto a la orilla del río y que pudieron haber sido depositadas por el fallecido antes de lanzarse al agua.

La búsqueda se retomaba a las 7.00 horas de ayer con lo que durante toda la jornada los buzos estuvieron realizando inmersiones, sin que lograran encontrar nada. Sólo unos pocos periodistas y algún que otro viandante curioso se acercó ayer al lugar de los hechos para observar el trabajo de la Guardia Civil.

Hoy continuarán con el rastreo, y probablemente amplíen el radio de búsqueda, ya que hay versiones contradictorias de los testigos sobre el lugar exacto donde el bañista fue visto por última vez. Además, no se descarta que por el tiempo transcurrido el cuerpo haya podido ser arrastrado por las corrientes internas del río.

  • 1