Local

La guerra a la doble fila inquieta a los negocios de la Avenida Europa

Muchas veces, en los comercios, cualquier detalle hace que la economía se resienta más de lo necesario. Es el caso de la Avenida de Europa, la principal de Montequinto, donde la falta de aparcamientos hace que se estacione en doble fila.

el 15 sep 2009 / 00:59 h.

TAGS:

Muchas veces, en los comercios, cualquier detalle hace que la economía se resienta más de lo necesario. Es el caso de la Avenida de Europa, la principal de Montequinto, donde la falta de aparcamientos hace que se estacione en doble fila. Pero el miedo a las multas -recrudecidas en los últimos meses- está reduciendo la clientela.

La situación es tan preocupante que llegó hasta el último pleno, donde el equipo de gobierno (PSOE) se comprometió a estudiar una solución para este mes. En este sentido, los comerciantes ya habían mandado un escrito al Ayuntamiento de Dos Hermanas, solicitando que los aparcamientos en esa calle fueran en batería, y no en línea como ahora, para que hubiera más capacidad.

Pero la respuesta fue que esa posibilidad es "inviable", una postura difícil de entender para los empresarios ya que al final de la avenida sí que se puede aparcar en batería, pero no donde se concentran las tiendas.

Se da la circunstancia de que en noviembre de 2007 aumentaron los efectivos de la Policía Local en la ciudad, hasta llegar a 120 agentes. Dicho aumento facilitó al cuerpo el poder tener dos patrullas de vigilancia del tráfico en Montequinto. Normalmente hacen un recorrido dos veces por la mañana y otras dos por la tarde. Las multas por estar mal aparcado comenzaron a multiplicarse y los clientes ya no pasean a gusto por las tiendas, y salen corriendo cada vez que ven un patrullero.

Una de las perjudicadas es Carmen Muñoz, de 38 años y que desde hace cuatro tiene una tienda de decoración: "Necesito que los clientes se queden a ver y que paseen por el establecimiento, pero ahora no pueden hacerlo". Sobre la posibilidad de permitir aparcamientos en batería dentro de unas semanas, se limita a decir: "Hasta que no lo vea no lo creeré".

Una cliente, Ana Rodríguez, se encontraba en una tintorería del lugar y aparcó en doble fila dejando a su madre en el coche. Cuando salió encontró a dos agentes imponiéndole una multa de 60 euros y la retirada de dos puntos del carné de conducir. Ella les explicó que fue "sólo un momento" y señaló a su madre como prueba de su celeridad. No hubo manera de convencerles.

El concejal de Seguridad Ciudadana, José Román, declaró al respecto que "su trabajo es poner multas", en referencia a los policías locales. De hecho, se trata de una postura que dicen comprender los comerciantes, que lo consideran más un problema de estructura que de legalidad. Según ellos, dos carriles para cada sentido en la avenida son excesivos. Por eso, sugieren que se deje un espacio para estacionar los vehículos, tal y como ocurre en el tramo final de esa misma avenida, que tiene prácticamente un kilómetro de longitud.

Lo mismo proponen para otras vías parecidas del populoso barrio, como Liorna o la Avenida de la Iglesia. De todas maneras, según reconocen los empresarios, los dos carriles no se utilizan hoy día para circular porque uno se emplea para estacionar ilegalmente, con lo que queda inutilizado. Igualmente, apuntan que se trata de una avenida sin demasiado tráfico para defender esta opción.

  • 1