Local

La guerra andaluza escenifica la gran tensión en el PSOE

"Toca restañar nuestras heridas y echar a andar", pide Chaves.

el 03 feb 2012 / 13:03 h.

TAGS:

Ya está en marcha el 38 Congreso del PSOE que mañana elegirá al secretario general del partido entre dos candidatos que se disputan de forma muy reñida los apoyos de los militantes: Carme Chacón y Alfredo Pérez Rubalcaba. El PSOE de Andalucía, la delegación más influyente, estaba llamada a ser clave en este cónclave pero es que se ha convertido en la federación a la que apuntan todos los focos. A lo largo de la jornada de hoy ha quedado claro. La guerra interna desatada entre los socialistas andaluces, cuya ejecutiva regional ha dado su respaldo público a la catalana rompiendo el partido en dos, escenifica con la máxima crudeza la gran tensión que en este momento acumula el partido. Lo que más se ha escuchado esta mañana en los discursos es una defensa acérrima de la democracia interna. Es una forma de tratar de quitar hierro a la cruenta batalla que libran los equipos de los candidatos en busca del último voto. Cuando mañana a la hora del almuerzo haya un ganador las armas puede que vuelvan a los cajones, pero hoy están en alto. Y en el PSOE andaluz todavía más.

Chacón entró con la número dos del Gobierno y consejera de la Presidencia, Mar Moreno. Con Rubalcaba se han paseado Micaela Navarro, el secretario provincial del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera, el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano o la exconsejera Evangelina Naranjo. El secretario general del PSOE andaluz, José Antonio Griñán, negaba esta mañana las "presiones ilegales e inmorales" que el líder del PSOE de Sevilla ha denunciado que se están produciendo pero una cosa son las palabras y los discursos y otra lo que está ocurriendo. Esta mañana ha sido de gestos. Griñán charlaba con Alfonso Guerra intensamente, evitaba un encuentro de frente con Manuel Chaves y éste a su vez evitaba también el saludo con la secretaria de Organización del PSOE andaluz, Susana Díaz.

Con algo más de media hora de retraso respecto al horario oficial, el secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, ha dado el pistoletazo de salida. El primer aplauso llegaba cuando exaltaba que este es un congreso "profundamente democrático, de militantes y delegados libres". El segundo gran aplauso, el más sonoro hasta ahora, ha sido para el secretario general saliente, José Luis Rodríguez Zapatero, que esta tarde hará su discurso y presentará su informe de gestión. El presidente del partido, Manuel Chaves, ha realizado una defensa a ultranza del expresidente: "Una persona que tuvo el coraje de hacer lo que había que hacer para alejar el fantasma de una intervención. La historia más pronto que tarde lo pondrá en el sitio destacado que merece".

Las elecciones andaluzas, el 25 de marzo, y también las de Asturias, convocadas el lunes de forma inesperada, estuvieron muy presentes. "Andalucía es el corazón del PSOE, hoy más que nunca estamos con Pepe Griñán porque la primera tarea de la próxima ejecutiva de este partido será la de apoyarlo para ganar las elecciones en Andalucía", aseguró Iglesias.

"Los socialistas vamos a empezar a recuperarnos por el Norte y por el Sur. Desde Covadonga y desde Tarifa", ha pronosticado Griñán, que ha defendido que su partido afronta la cita con las urnas "con ilusión y confianza en la victoria". "Estamos en uno de esos momentos cruciales en la historia del partido que siempre hemos resuelto con audacia y con la mirada puesta en el interés general. Lo hicimos en 1974 con liderazgo de González. En 1979 cuando apostamos por las ideas que hicieron posible un partido contemporáneo. Y lo volvimos a hacer hace doce años dando una gran lección de democracia apoyando a Zapatero para inmediatamente después ganar a la mayoría absoluta del PP", ha defendido el presidente andaluz.

Frente al escenario bélico que hay en el PSOE, los mensajes de Griñán han sido reconciliadores. "Gane quien gane vamos a ganar todos y todos vamos a respaldar al nuevo equipo que asuma la dirección del partido", ha dicho. No va a ser tan fácil. "Hablemos más de política y menos de poder", ha pedido el dirigente andaluz."Votéis a quien votéis ganaréis todos", ha proclamado.

Chaves ha tratado de poner un punto de sensatez en este bélico escenario. "Hay muchos ojos mirándonos", les ha recordado a los socialistas. "Estamos todos con el PSOE de Andalucía, todos con Pepe Griñán, para que [Javier] Arenas pueda tener una quinta oportunidad dentro de cuatro años", ha dejado claro pese a los profundos desencuentros que hay ahora mismo abiertos entre ambos.

"Toca restañar nuestras heridas y echar a andar", ha concluido Chaves, sin olvidar las dos duras derrotas electorales. El desafío está abierto.

  • 1