Local

La guerra del parking

Los vecinos de La Paz protestan por la falta de aparcamientos

el 11 oct 2009 / 19:40 h.

TAGS:

Una vecina se queja de los problemas de aparcamiento en su barriada, ante un coche subido sobre la acera.
No hay experiencia más estresante que dar vueltas y vueltas a la manzana de casa buscando un aparcamiento. Pues esa tortura es un hábito diario para muchos alcalareños de la zona norte de la ciudad, para quienes aparcar el coche en la calle es prácticamente una misión imposible.

La barriada La Paz, uno de los barrios con más densidad de población de la ciudad, tiene desde hace unos años un verdadero problema de espacio: no hay ni un sitio mínimo para dejar el coche.
El problema va a más, ya que nadie se preocupó en calcular que la densidad de vehículos por vivienda se iba a multiplicado. Y es que, según los datos municipales, en esta zona de la ciudad hay más de dos vehículos por vivienda y no se han articulado espacios destinados a aparcamientos; ni para residentes ni rotatorios.

El portavoz del PA, Francisco Rubio, lleva años denunciando esa situación, que ahora ha ido en aumento por "la irrupción de las obras del tranvía", que han quitado "espacio para aparcar"
El problema es serio, ya que los vecinos pierden mucho tiempo dando vueltas hasta encontrar un hueco en alguna acera o en doble fila Los andalucistas insisten en que además se seguirá perdiendo espacio para aparcamientos no solo por el tranvía sino por la ampliación del centro de salud. "El Ayuntamiento debía plantearse un estudio para ubicar un aparcamiento subterráneo", afirman.

"Por mi trabajo tengo que desplazarme todos los días a distintos puntos de la ciudad", asegura José Molina, reparador de electrodomésticos. Según su relato, el problema del aparcamiento afecta a toda la ciudad. Sin embargo, en los barrios de La Paz y el Instituto "la situación es aún peor" y añade que ha llegado a estar "30 minutos buscando un sitio", lo que califica de "desesperante".

"La zona está repleta de coches mal aparcados, por lo que es habitual ver pasar los coches de la Policía Local", afirma Jesús Pozo, otro vecino, que añade que "aquí los agentes hacen su agosto". Y recuerda anécdotas como la del otro día "había un coche mal aparcado, pasó un coche patrulla y lo multó, pero a los dos minutos llegó otro agente, y también se disponía a multarlo hasta que se dio cuenta de que ya tenía una", comenta. En estas quejas por las sanciones de la Policía Local está también Marian Polo, que también insiste que, la falta de aparcamientos, también dificulta a los peatones. En especial a ella, que se mueve con un carro de bebé.

  • 1