Local

La guerra del PSOE se recrudece con un pulso entre Griñán y Viera

El alcalde de Dos Hermanas ataca duramente a Chacón por suponer "la catalanización del PSOE".

el 19 ene 2012 / 23:04 h.

TAGS:

Kanouté salta sobre Mark González en el último derbi en Heliópolis.

"El PSOE de Sevilla es como una olla exprés y cuanto más se caliente, peor. Hay que esperar que se enfríe para abrirla". Ésta es la respuesta de un dirigente socialista ante la pregunta de si es posible, a 24 horas del congreso provincial del sábado, que se llegue a una lista única de consenso que encabezaría el secretario general del PSOE-A, José Antonio Griñán, situado en el epicentro de la batalla en un pulso ya directo con el secretario provincial del PSOE sevillano, José Antonio Viera. Ahora mismo, los socialistas sevillanos contra Viera avisan directamente de que ellos están con Griñán. El foco se ha situado en el dirigente andaluz. Ayuda el hecho de que su número dos en la ejecutiva regional, Susana Díaz, sea parte activa en el conflicto sevillano.

Sevilla, que acogerá el próximo congreso federal del primer fin de semana de febrero, se ha convertido en el escenario de la batalla más dura de todo el país entre los partidarios de Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón. Detrás hay una guerra por el control del partido. La tensión interna provocó que uno de los principales alcaldes que conserva el PSOE, el regidor de Dos Hermanas, Francisco Toscano, lanzara ayer una de las invectivas públicas más contundentes que se han hecho contra la aspirante catalana. "Voy con Rubalcaba porque Chacón puede significar la catalanización del PSOE, lo que no es conveniente para el partido, Andalucía y España", señaló. Acusó a la dos del PSOE-A, Susana Díaz, de ejercer "presiones" utilizando a Griñán. El presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, replicó: "Me da pena y sonrojo que un compañero socialista desprecie de esa manera a una candidata a ocupar la Secretaría General por el lugar en el que ha nacido, en el que vive o en el que desarrolla su actividad política. Que yo sepa, Chacón no es nacionalista ni independentista, por lo que tiene todo el derecho y legitimidad, además de capacidad, para concurrir". Y añadió Villalobos en un comunicado: "Ésa es la pregunta que yo me hago permanentemente: ¿Quién está intentando dañar la imagen del presidente y secretario general Griñán? Yo, no, y Susana Díaz, tampoco".

La batalla en el PSOE de Sevilla se desencadenó después de que Viera -afín a Rubalcaba- denunciara presiones de Susana Díaz para que los socialistas sevillanos -determinantes en el próximo congreso- apoyaran a Chacón. Y en 48 horas se ha convertido en un pulso Viera-Griñán. El presidente de la Junta advirtió el pasado miércoles al dirigente sevillano y volvió a hacerlo ayer. Quiere encabezar una lista de delegados en Sevilla pero quiere que sea "de consenso" y que responda "a la mayoría real", que en su opinión es la que tiene su número dos y otros pesos pesados del PSOE sevillano como el presidente de la Diputación. Si no, simplemente no iría en esa lista, avisa. Viera le replicó en una entrevista en la SER con otra advertencia: él tendrá "la última decisión". Ambos han tratado de apaciguar el enfrentamiento pero la olla sigue calentándose.

Son muchos los socialistas que se preguntan, atónitos, cómo es posible que Griñán se haya situado en el epicentro de este terremoto interno en Sevilla, con el coste que puede tener para un dirigente que se enfrenta el 25 de marzo a las autonómicas más reñidas con el PP que se recuerdan en Andalucía. Además cuando a Griñán, con poca experiencia en la vida orgánica, siempre le han dado sarpullidos estos enfrentamientos que en el PSOE de Sevilla son especialmente virulentos. Todos hacen cuentas. Tanto Viera como Díaz dicen ser la mayoría.

  • 1