Local

La Habana se ofrece a EEUU para retomar el diálogo sobre migración

El supuesto principio de acercamiento -los exiliados cubanos no se lo creen- entre EEUU y Cuba con la era Obama avanzó ayer un paso más. La Habana mostró a Washington su disposición de reanudar las conversaciones sobre temas migratorios, rotas con la Administración de George Bush.

el 16 sep 2009 / 03:36 h.

TAGS:

El supuesto principio de acercamiento -los exiliados cubanos no se lo creen- entre EEUU y Cuba con la era Obama avanzó ayer un paso más. La Habana mostró a Washington su disposición de reanudar las conversaciones sobre temas migratorios, rotas con la Administración de George Bush.

Un funcionario de Washington confirmó ayer la noticia, según informó El País en su edición impresa. La voluntad de reanudar estas conversaciones, congeladas durante la Administración del anterior presidente de EEUU, llegó a través de una nota diplomática de la Habana remitida al departamento de Estado.

En un segundo comunicado, el Gobierno cubano también se mostró dispuesto a retomar las conversaciones sobre envíos postales entre los dos países, suspendidos desde hace décadas. "Las dos notas son un paso positivo hacia adelante", aseguró el funcionario estadounidense.

En su mensaje a Washington, el Gobierno cubano también dijo estar interesado en hablar de cooperación en la lucha contra el terrorismo y los narcóticos, y la respuesta a desastres naturales, según el funcionario.

La iniciativa del departamento de Estado se encuadra en el intento de abrir canales de comunicación con Cuba en los últimos meses, según dijo a Efe otra fuente del mismo departamento.

"Habrá un diálogo abierto tan pronto como haya cambios sobre Derechos Humanos y movimientos hacia la democracia" en Cuba, afirmó. Por ahora, las conversaciones se limitarán principalmente a garantizar una "migración segura, legal y ordenada" desde Cuba a Estados Unidos. Los contactos sobre migración comenzaron durante la Administración del Gobierno de Bill Clinton para evitar que miles de cubanos se lanzaran al Caribe para intentar llegar a Florida, como ocurrió en 1980 y en 1994. Sin embargo, el presidente George W. Bush suspendió esas conversaciones en 2003, como parte de su política de aislamiento de la isla y de endurecimiento del embargo. Obama levantó el pasado abril las restricciones a los viajes y envíos de remesas de los cubano-estadounidenses a la isla y su Gobierno ha llevado a cabo reuniones informales con responsables de la Sección de Intereses de Cuba en Washington para abordar temas de interés común.

Aún no se ha determinado el lugar o fecha de los nuevos contactos entre los dos países, que carecen de relaciones diplomáticas.

Cuba será la protagonista de la 39 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), que tendrá lugar el 2 y 3 de junio en Honduras y en la que participará Clinton.

Estados Unidos está a favor de derogar la resolución que suspendió en 1962 la participación de Cuba en el organismo, pero quiere que su vuelta esté condicionada al respeto a los valores democráticos de la institución.

La semana pasada la Administración Obama había propuesto la reanudación de estas conversaciones sobre migración. A la mano tendida de Washington desde que Obama llegó a la Casa Blanca Castro no ha respondido más que con escepticismo hasta ahora. Hace pocos meses, el hermano de Fidel Castro mostró su predisposición "hablar de todos los temas", pero con las líneas rojas marcadas en "la soberanía" y "el sistema político y social" vigente en la isla.

Por otra parte, el ex presidente cubano Fidel Castro criticó ayer la indemnización de más de mil millones de dólares que concedió un juez estadounidense a un ex agente de la CIA involucrado en la captura y muerte del guerrillero argentino Ernesto Che Guevara.

El juez Peter Adrien, de Miami, falló la semana pasada en favor de Gustavo Villoldo, que demandó a Fidel Castro y a Guevara por el suicidio de su padre homónimo en Cuba poco después del triunfo de la revolución cubana en 1959. Villoldo, de 72 años, fue agente de la CIA y participó en la captura del Che en Bolivia en 1967.

En la demanda dijo que su padre ingirió una botella de píldoras para dormir tres semanas después de que Guevara, gerente del Banco Nacional de Cuba, le comunicara que sería decomisada su empresa, distribuidora de vehículos de General Motors.

  • 1