viernes, 15 febrero 2019
20:13
, última actualización
Local

La Haya avala la legalidad de la independencia de Kosovo

Pristina recibe la noticia como «una bendición» y pide el respaldo internacional.

el 22 jul 2010 / 20:27 h.

TAGS:

Albano kosovares siguen por televisión la lectura del dictamen de La Haya.

-->-->  "Es un día bendito para la República de Kosovo y todos sus ciudadanos". Con estas palabras resumía el presidente kosovar, Fatmir Sejdiu, el sentir de su pueblo tras conocer la decisión de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que reconoció la declaración de independencia proclama­da por su gobierno de forma unilateral el 17 de febrero de 2008.

La máxima instancia judicial de Naciones Unidas, con sede en La Haya, se pronunció finalmen­te, en un dictamen no vinculante, sobre la pregunta que la Asamblea de la ONU le remitió hace más de año y medio de si se ajustó al derecho internacional la declaración de independencia por las instituciones kosovares.

Aún así, Serbia no reconocerá la independencia de Kosovo ni cambiará su postura frente a su ex provincia, que declaró su independencia en 2008, aseguró ayer el ministro de Exteriores serbio, Vuk Jeremic, en declaraciones a la emisora serbia B-92 desde La Haya. "Serbia no reconocerá nunca, bajo ninguna circunstancia la declaración unilateral de independencia de la llamada República de Kosovo", manifestó el ministro serbio.

De momento, la Unión Europea se ha ofrecido a facilitar un diálogo entre Belgrado y Pristina en la "nueva fase" que ha abierto, en su opinión, el dictamen favorable de la Corte Internacional de Justicia. En un comunicado, la Alta Representante de la UE, Catherine Ashton, recuerda que el futuro tanto de Kosovo como de Serbia "está en la Unión Europea" y que la Unión se basa en "relaciones de buena vecindad, cooperación regional y diálogo". "El proceso de diálogo es en sí mismo un factor para la paz, la seguridad y estabilidad", señaló Ashton.

La provincia serbia de Kosovo se convirtió en un protectorado internacional en junio de 1999, después de una violenta campaña de limpieza étnica llevada a cabo por las fuerzas serbias del entonces presidente Slobodan Milosevic que fue detenida, mediante bombardeos aéreos, por las fuerzas de la OTAN. Tras la intervención militar aliada, Belgrado perdió el control efectivo del territorio, pero nunca renun­ció a él, ni siquiera después de la democratización de Serbia.

Ayer, el tribunal de la ONU llegó a la conclusión, por diez votos a favor y cuatro en contra, de que la declaración unilateral de independencia por parte de las autoridades kosovares "no violó el derecho internacional". Tras una hora y media de lectura, el presidente de la instancia judicial, Hisashi Owada, leyó la conclusión que, pese a no tener carácter jurídicamente vinculante, sí tendrá gran repercusión política, ya que puede impulsar a más países a reconocer al nuevo Estado.

La Unión Europea, que se ha implicado decididamente en la estabilización y transformación de Kosovo en un estado democrático y multiétnico, se encuentra profundamente dividida sobre la cuestión del reconocimiento.
Cinco países comunitarios -España, Grecia, Eslovaquia, Chipre y Rumanía- no lo han reconocido porque lo consideran un precedente desestabilizador y contrario a la legalidad internacional. Pero según el tribunal, "no hay norma en el derecho internacional que prohiba la declaración de independencia", por lo que Kosovo no violó ninguna ley en su proclamación.

De hecho, el portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Philip Crowley, precisó que la de­ci­sión concierne a "una serie de hechos propios de Kosovo", por lo que "no creemos que sea aplicable a ninguna otra situación", agregó, que descartó que la decisión pueda alentar otros movimientos nacionalistas en Europa, como los de Cataluña o el País Vasco.

Hasta 69 países han reconocido a día de hoy a Kosovo -entre ellos Estados Unidos, Japón y 22 de los 27 miembros de la Unión Europea (UE)- pero siguen sin hacerlo otros países como España, Rusia, China, Brasil o la India.

  • 1