La hermandad de Consolación de Utrera deja abierta la posibilidad de eliminar la procesión del 1 de mayo

El hermano mayor analiza el futuro de dicho acto que protagoniza la patrona desde hace 50 años

el 25 jul 2014 / 13:11 h.

La Virgen de Consolación durante una romería, el 1 de mayo. Foto: S. Criado La Virgen de Consolación durante una romería, el 1 de mayo. Foto: S. Criado La actual procesión que se celebra cada año en honor a la Virgen de Consolación tiene lugar el 1 de mayo, instituyéndose de nuevo tras su coronación canónica en 1964. Ahora, justo cuando acaban de cumplirse cinco décadas de aquella efemérides, el hermano mayor de la hermandad de la patrona de Utrera, Salvador de Quinta, deja la puerta abierta a un cambio radical en torno a la del barquito en la mano. Hasta que Carlos III la prohibió en 1771, esta imagen protagonizaba una romería, que venía a contar con la trascendencia que hoy día tiene la de El Rocío. Fue, a raíz de su coronación, cuando se volvió a instituir la procesión anual en su honor, que ha llegado hasta la actualidad. Durante este tiempo, ha habido división de opiniones, entre quienes respaldan la salida procesional en esa jornada y quienes abogan por eliminarla de ese día, tal y como dictó el monarca. El regidor de dicha corporación mariana recuerda que «el sentido histórico y religioso no se puede olvidar, y ahora el pueblo de Utrera tiene que decidir si quiere que siga adelante o que no, porque podríamos decir que estamos en un punto de partida», al alcanzarse esa cifra del medio siglo. «Hemos celebrado el cincuentenario de la coronación, han sido 50 procesiones de la Virgen de Consolación al parque que lleva su nombre, y siempre ha sido un asunto que ha levantado cierta polémica, porque hay devotos que no quieren que salga el 1 de mayo, y otros que sí», comenta De Quinta. Así las cosas, el hermano mayor recuerda que «nada impide que, a partir del año que viene, dejen de celebrarse los aniversarios de la coronación, o que se aplacen a conmemorarse cada cinco o diez años. Incluso se podría plantear que la Virgen realizara una pequeña salida el 8 de septiembre, que sería lo suyo, porque es lo histórico, y sería lo más bonito y con mayor sentido desde cualquier punto de vista». En cualquier caso, tendría que ser la nueva junta de gobierno la que debería plantearse la continuidad de la romería, ya que Salvador de Quinta cumple su mandato el próximo octubre. Asimismo, la nueva junta deberá contar igualmente con la opinión del cabildo general de hermanos, y de acuerdo con el rector del santuario de Consolación.

  • 1