Local

"La hermandad sufre un cierto anquilosamiento generacional"

Alfonso de Julios, el candidato 'interno'en la Esperanza deTriana, cree que la corporación atraviesa un momento decisivo en lo espiritual y en lo económico

el 21 may 2012 / 17:21 h.

TAGS:

Alfonso de Julios ante el retablo de la Esperanza del mercado del Arenal.

Alfonso de Julios -Campuzano (sevilla, 1966) es el actual teniente de hermano mayor de la Esperanza de Triana y encabeza la candidatura interna de las tres que concurren a los comicios del 25 de junio.

 

Pregunta. ¿Cómo calificaría la situación actual de la hermandad?
Respuesta. De trascendental. Acabamos de vivir el cuarto centenario de la fundación de la hermandad de las Tres Caídas y, casi sin solución de continuidad, el 25 aniversario de la coronación. Eso se fraguó de manera que dejara un poso importante en la hermandad y como consecuencia de ello nació el Centro de Apoyo Infantil Esperanza de Triana y la Escuela de Teología Cristo de las Tres Caídas. Hemos asistido a cambios trascendentales en los últimos años, unidos por otro lado al proceso de ampliación y de reforma de las dependencias y de la propia capilla de los Marineros. Trascendental también porque la hermandad, con 10.400 hermanos, está muy viva, muy vigorosa y hay mucho interés por cuanto acontece en ella. Realmente estamos en un momento decisivo, en el aspecto espiritual y en el económico también, porque hay que afrontar desafíos que se han asumido a lo largo de los últimos años con el proceso de compra de inmuebles y de ampliación de la capilla. Personalmente, no me siento especialmente preocupado por el tema económico porque confío mucho en la capacidad de mi hermandad para hacer frente a esos desafíos y para restablecer un clima en el que se puede sentir y vivir con más autenticidad aún la esperanza.


P. Visto el resultados de las obras de ampliación. ¿Le satisfacen sus frutos?
R. Sin lugar a dudas es un tema controvertido y yo respeto todas las opiniones, pero me parece también necesario subrayar que todos, desde el hermano de a pie hasta los cargos demás alta responsabilidad de la junta, tenemos en alguna medida una cierta responsabilidad en lo que hayamos hecho. Me parece que la hermandad debe ya de dejar de mirar hacia el pasado y empezar a afrontar el futuro. El proceso de ampliación está ya básicamente terminado, a falta de algunas cosas pendientes, como el columbario, pero para mí es un asunto sobre el que la hermandad ya no debería volver. Lo que sí creo es algo que es objetivo: la hermandad cuenta con las mejores dependencias de su historia y gracias a esa ampliación existen la Escuela teológica Cristo de las Tres caídas y el Centro Infantil Esperanza de Triana. Todo lo demás son valoraciones que yo puedo compartir parcialmente, pero lo importante no es tanto mirar hacia el pasado sino sobre todo hacia el futuro.


P: Enúncienos brevemente los tres principales proyectos de su candidatura.
R. Yo hablaría de dos grandes líneas de acción. Una, esencial, es la concordia. En la hermandad, todos lo sabemos, hay algunas turbulencias fruto de una pluralidad que en sí misma es rica y que hay que saber gestionar. Es necesario crear cauces para que la pluralidad se pueda expresar dentro de la propia junta de gobierno y puedan coexistir diversas opiniones o sensibilidades sin que eso suponga un conflicto interno grave. Y luego hay un tema material, que básicamente consistiría en la realización del columbario, que es una necesidad espiritual de los hermanos y supondría también estabilidad en temas económicos, y por otro lado está la realización del museo de la hermandad, que lógicamente también comportará en el futuro una consolidación de la tesorería de la hermandad.


P. ¿Qué señas de identidad diferencian su candidatura de la de sus oponentes?
R. Si hay un elemento diferencial es la apuesta por la juventud. Creo que la hermandad sufre en ese sentido desde hace tiempo un cierto anquilosamiento generacional y lo digo desde el máximo respeto a personas que se han dejado la piel trabajando por la hermandad. Quizás va llegando el momento de que produzca un relevo generacional en la línea de personas jóvenes, capaces, solventes, con una trayectoria. Hemos intentado conformar un equipo que responda a esa realidad y pensando en un perfil: gente abierta, que no sea conflictiva, y de trato cortés y amable a los hermanos y devotos.
P: Qué le ha faltado y qué le ha sobrado a la hermandad en estos últimos seis años.
R. Realmente le han sobrado muy pocas cosas. Quizás lo que más ha faltado ha sido diálogo, disponibilidad y capacidad de mirar hacia el futuro por parte de todos. Y quizás le haya sobrado una excesiva focalización en el pasado.


P. ¿Debió ir el Cristo de las Tres Caídas a Madrid?
R. Yo no lo sé, pero volver sobre el pasado llegadas ciertas alturas es un ejercicio completamente fútil y superfluo. Es un asunto que tenían que decidir los hermanos y desde ese momento la cuestión se agota en sí misma. Particularmente, yo viví desde la lejanía con verdadero entusiasmo los actos de la JMJ y esa explosión de fervor y devoción que dio la juventud y me sentí orgulloso de pertenecer a la Iglesia Católica.


P. ¿Qué puede hacer la hermandad por su barrio?

R. Muchas cosas, Yo creo que ya las hace. Y no sólo por su barrio. La Esperanza es de Triana, pero es mucho más. Hace una labor asistencial importante y una labor de vertebración y de cohesión de la fe en el barrio fundamental.


P. ¿Qué modificaría usted de la estación de penitencia?
R. En términos generales, nuestra cofradía se ha ido forjando a lo largo de muchos años y hemos llegado a un punto relativamente satisfactorio. Evidentemente, una cofradía en la calle es como un organismo vivo, siempre está en evolución y siempre necesita nuevas atenciones y mejoras. ¿Un aspecto puntual? A mí me gustaría que se cumplieran mejor los horarios. Es un tema que nos concierne a todos. Con respecto a lo demás, creo que la hermandad en la calle expresa su idiosincrasia que es única, me identifico plenamente con ella y me parece que la Esperanza en la calle hace vibrar y sentir la fe casi con la yema de los dedos y, en ese sentido creo que hay muy poco que tocar.


P. ¿Apoyaría un Viacrucis de las hermandades de Triana?

R. No sé cómo está ese asunto, y de resultar elegido tendría que actualizarme sobre esa materia. A mí me parece que el Viacrucis de las hermandades de Sevilla ejerce una labor excepcional y catequética imprescindible, y es un acontecimiento muy importante en la ciudad y especialmente para los cofrades. No sé si tendría cabida un Viacrucis de las hermandades de Triana , lo que ayudaría a fortalecer la unión y la concordia entre las hermandades de Triana. Pero esto sería un tema para analizar detenidamente.


P. ¿Qué pasará con el retablo del Cristo de las Tres Caídas?
R. Bueno, se van cumpliendo los plazos de pago y ahora mismo el taller de Manuel Guzmán Fernández está trabajando justamente en la finalización del retablo. En principio se ha comprometido a comenzar a instalarlo el día 14 de junio.


P. ¿Pediría usted el voto por alguno de los otros dos candidatos en caso de quedar descartado en la primera vuelta?
R. No es algo que tenga previsto. Ahora lo que me planteo es trabajar mucho para ganar las elecciones transmitiendo un mensaje de esperanza, de ilusión, de renovación, de comienzo de una nueva época.

  • 1