Local

La hipnosis sí es una herramienta para tratar a enfermos crónicos

el 25 mar 2012 / 18:41 h.

TAGS:

Hablar del uso de la hipnosis como técnica y herramienta dentro de las disciplinas médicas y científicas en España es un imposible, sin embargo en países como Israel o Costa Rica se trata de una herramienta regulada desde sus Administraciones sanitarias para su uso clínico, ya que está comprobada su utilidad en el tratamiento de crónicos y como paliativo frente al dolor.

El director de la Sociedad Científica Interdisciplinar ACAPI-PSICONDEC, Mario Araña, experto en esta herramienta, apuesta por su introducción en el sistema sanitario de una manera regulada y, siembre, bajo el amparo del médico como único especialista capaz de su administración.

Y, en este sentido, denuncia que la hipnosis ha sido "tratada de forma desajustada", en parte por la "distorsión" que provoca su relación con el espectáculo, "temores vinculados con bastante ignorancia respecto a la potencialidades de esta técnica". Así, según señala en una entrevista a Europa Press, responsabiliza a las instituciones, Gobierno y responsables sanitarios que "obvian" su utilidad, además de su "rentabilidad", en estrategias sanitarias donde, añade, "tiene una aplicación extraordinaria".

En este sentido destaca su utilidad ante los pacientes crónicos; pacientes que no responden al multitratamiento; pacientes oncológicos como paliativo; como arma eficaz para afecciones osteomusculares y esqueléticas, donde podría convertirse en terapia alternativa; incluso, explica, existen estudios que describen que su uso en intervenciones quirúrgicas reducen la perdida sanguínea y mejora la recuperación posterior del paciente.

"Está corroborado que los efectos de la hipnosis van más allá del uso compasivo, porque va más allá de la mera reducción del dolor y desaparición de los síntomas, hay una repercusión inmunológica y neurobiológica comprobada que repercute en la evolución de los distintos procesos, pudiendo acortar la duración y el impacto de las enfermedad", añade.

Por tanto, a su juicio, "la hipnosis debe formar parte del arsenal terapéutico al menos en cada unidad hospitalaria; de tal forma que, si bien no todos los profesionales pueden ser expertos, sí la totalidad de los departamentos vinculados al sufrimiento humano, vean la hipnosis como herramienta de uso complementario".

Además, advierte de su rentabilidad e invita a reflexionar sobre su uso en los crónicos, que al Estado le supone el 70 por ciento del gasto sanitario. "Fuera de España hay aplicaciones generalizadas de hipnosis como apoyo a oncológicos y con Unidades hospitalarias dedicadas al desarrollo de la hipnosis y su aplicación médica", recuerda.

Araña admite que la "hipnosis es un fenómeno complejo", y lo describe como una técnica en la intervienen distintos procesos con implicaciones neuropsicofisiobiológicos y del sistema inmune y endocrino, donde su actividad va más allá "de la plasticidad neuronal o la reducción compasiva del dolor".

La hipnosis consiste en la interacción entre el especialista y el paciente y, por ello, "cada proceso requiere ser afrontado de manera diferente". "La hipnosis es un compendio de variables dónde se incorpora no sólo la enfermedad, también el estado del paciente, el origen y desarrollo de la patología, el entorno y el contexto sanitario en el que esta inmerso", señala.

  • 1