Local

La Hispalense invierte en su futuro

Sólo quedan cuatro días para que los alumnos más sobresalientes de toda Andalucía se concentren en la Escuela de Ingenieros. Más de cien jóvenes se presentarán a las pruebas para optar a la única beca anual que financia la estancia y la matrícula del mejor alumno. (Foto: Antonio Acedo)

el 15 sep 2009 / 03:33 h.

TAGS:

Sólo quedan cuatro días para que los alumnos más sobresalientes de toda Andalucía se concentren en la Escuela de Ingenieros. Más de cien jóvenes se presentarán a las pruebas para optar a la única beca anual que financia la estancia y la matrícula del mejor alumno. Aprobar curso por año es el único requisito que se exige.

Entre todos suman casi una veintena de matrículas de honor, medias superiores al notable y ningún suspenso. Son jóvenes, "sobradamente preparados y seguros de nosotros mismos", señala uno de ellos. Y aunque aseguran no temer a los exámenes ni a la presión de aprobar curso por año, tienen claro que "sin dedicarle bastantes horas al estudio, estas carreras no se aprueban".

El mayor acaba de cumplir los 20, y el más joven recién llega a los 18. Son el futuro de la ingeniería andaluza. Francisco, Daniel, Jaime y Javier son, de momento, los únicos jóvenes que han podido disfrutar de las ayudas que, desde el año 2005, ofrece la Escuela de Ingenieros a los mejores alumnos de Andalucía. Con la estancia y los gastos de matrícula de cada año completamente financiados, estos jóvenes "están viviendo su sueño".

Lo que se pretende con ello, según explica Rosario Villegas, la Coordinadora de Actividades Docentes, es "atraer a este centro a los alumnos más aventajados de toda Andalucía; que nuestro alumnado tenga una calidad excepcional".

De hecho, sólo pueden presentarse a las pruebas aquellos jóvenes que en el primer curso de Bachillerato hayan obtenido una media de 8 en Matemáticas y Química. "Son las materias más necesarias en las ingenierías", señala la coordinadora. Los centros educativos son los que seleccionan a los candidatos que, el día señalado, realizan un test en el Centro de Cálculo en el que se les plantean cuestiones de las cuatro ciencias primordiales para las licenciaturas de la Escuela: Matemáticas, Física, Química y Dibujo. Tras las Selectividad se realiza una media entre lo obtenido en ambas pruebas.

El alumno con mejor media es el beneficiario de la beca. Francisco fue el primero de ellos. Aunque en el momento de realizar los exámenes "aún no tenía claro si me quería venir a Sevilla", la concesión de la beca "fue un aliciente", señala este joven almeriense. Desde entonces, este alumno de tercero de Telecomunicaciones no ha parado de tener éxito en la carrera. Lo mismo le ocurre a Jaime, quien, animado por sus profesores, obtuvo la ayuda en el año 2006.

El caso de Daniel y Javier, los últimos beneficiarios de esta beca que cada año reclaman más jóvenes, es distinto, aunque aún no tienen proyectos de futuros tenían claro, desde niños, que querían dedicarse a la Ingeniería.

El sábado, en unas jornadas de puertas abiertas, serán las pruebas para la beca del próximo curso.

  • 1