Local

La Hispalense se enchufa a lo 'verde'

La Universidad se aprieta el cinturón y reduce en un 5% su factura de la luz y un 3% la del agua en un año

el 10 may 2011 / 15:46 h.

TAGS:

Enrique Figueroa y Antonio Ramírez de Arellano, en la presentación del portal.

Clases que se apagan cuando sale el último alumno, aires acondicionados que no superen los 25 grados en épocas de calor, más bicicletas para conseguir que cada vez sean más los universitarios que se desplazan en un medio alternativo al coche... Éstas son algunas de las medidas que ha ingeniado la Universidad de Sevilla para conseguir reducir las facturas de la luz y el agua y contribuir de paso a mantener el medio ambiente. El vicerrector de Infraestructuras, Antonio Ramírez de Arellano, presentó ayer el nuevo portal de la Oficina de Sostenibilidad. Dicha oficina, dirigida por el catedrático Enrique Figueroa , se encargará de elaborar un plan estratégico vertebrado en cinco líneas de actuación con las que lograr una movilidad y edificios más sostenibles dentro de los campus universitarios, así como ganar en zonas verdes en detrimento de los aparcamientos en superficie, entre otras cosas. 

Pero la Universidad de Sevilla ya ha conseguido algunas pequeñas victorias que agradece el medio ambiente pero, sobre todo, el bolsillo de la institución. En el último año, cuando la factura de la luz ha llegado a subir una media del 10%, la Hispalense ha reducido sus gastos en electricidad un 5% de un total de cinco millones anuales. En el caso del agua, el ahorro ha sido de un 3% sobre una factura de algo más de 500.000 euros. "En edificios como el de Derecho y Ciencias del Trabajo, en Viapol, tenemos instalados hasta 60.000 puntos de control de luz", explicó Ramírez de Arellano, una suerte de sensores con los que detectar cuándo una clase o sala de reuniones se ha quedado vacía, por ejemplo. 

En materia de movilidad, la Universidad ha apostado por el uso de la bicicleta. Hace tan sólo unos meses puso en marcha el servicio de préstamo Sibus , que cuenta ya con 400 bicicletas. En un par de años, la Hispalense está segura de poder contar con un millar.

Pero, sin duda, el gran enemigo de la sostenibilidad es el uso indiscriminado del coche. Un informe del Vicerrectorado de Infraestructuras apunta que en los campus de Reina Mercedes y Viapol, con más de 33.800 universitarios, es insignificante el porcentaje que se decanta por ir a su puesto de trabajo o de estudio compartiendo coche. En el caso de Reina Mercedes, tan sólo un 1% de los encuestados. En Viapol, un 5%. La Universidad está buscando fórmulas para conseguir que los estudiantes compartan el vehículo privado porque, en el caso de los administrativos y profesores, es más complicado al tener cada uno un horario de trabajo muy diferente, razonó Ramírez de Arellano. 

 

  • 1