sábado, 20 abril 2019
17:07
, última actualización
Local

La Hispalense y UGT recuerdan al investigador y sindicalista José Llavador

Sobrevivió a una guerra (la Civil) y una dictadura. Pero ni los cañonazos del 36 ni los años de represión franquista acabaron con sus ideas socialistas que defendió hasta el final de sus días.

el 15 sep 2009 / 19:12 h.

TAGS:

Sobrevivió a una guerra (la Civil) y una dictadura. Pero ni los cañonazos del 36 ni los años de represión franquista acabaron con sus ideas socialistas que defendió hasta el final de sus días. El legado de José Llavador (Vall d'Albaida, Valencia, 1910-Sevilla, 2007) regresó ayer a la Universidad de Sevilla -donde impartía clases de Derecho Indiano- de la mano de quienes fueron sus alumnos y compañeros de trabajo. Fue el sentido homenaje que rindieron UGT-Sevilla y la Hispalense en el Pabellón de Méjico a un profesor, investigador, sindicalista y veterano socialista que murió con las botas puestas (preparando unas jornadas sobre memoria histórica) hace ahora un año en Sevilla.

Parte de su prolífica vida universitaria, investigadora y sindical se resumía en un vídeo, donde asomaba el hombre de pelo blanco y rostro amable, de quien se pudo escuchar su intervención de junio de 2005 en el X Congreso Ordinario de UGT-Sevilla: "Pasó hace 80 años. Mi padre me invitó a ir a Madrid para que viera el museo y la Puerta del Sol mientras él hacía sus cosas. Al segundo día vimos pasar por la calle un entierro. Mi padre se quitó el sombrero y me dijo: 'Ahí tienes a un hombre nuevo, decente, honrado, ¡un hombre!' Ese hombre era Pablo Iglesias".

Licenciado en Filosofía (sección de Historia) y Derecho, desempeñó su carrera docente en el Departamento de Historia de América de la Facultad de Geografía e Historia de Sevilla. Sus dos grandes pasiones fueron la política y la educación. "Fue un humanista", expresó el secretario de UGT Sevilla, Juan Antonio Gilabert en la apertura de la mesa redonda que prosiguió a la proyección del vídeo.

En ella, la directora del Archivo de Indias, Isabel Simo, esbozó el perfil investigador de Pepe (como ella lo llamaba): "No era un investigador al uso. Hablaba con todos, sobre todo con sus niñas, las facultativas archiveras a las que invitaba a café. Llegaba siempre el primero, pero nunca quiso ser el número uno en el registro de consultas". Simo resaltó sus ganas de aprender "hasta con 80 años que se enfrentó a la informática y al inglés". "Fue el ejemplo de un jubilado útil para la sociedad".

Un ex alumno suyo, hoy ya profesor de Historia, Antonio Acosta destacó su profesionalidad en las aulas: "No era una enseñanza libresca sino viva, alimentada por sus horas de investigación". "Don José -como sigue llamándole- era un socialista coherente en un espacio académico hostil en pleno franquismo". Precisamente, como "alguien de quien aprender" lo definió Rafael Cáceres, secretario general de FETE-UGT Sevilla. Una opinión que también subrayó Bernardo Bueno, delegado provincial de Cultura: "Ojalá fuéramos como él. Fue un socialista ejemplar". De igual manera se expresó Antonio Rodríguez Galindo: "Es el maestro de todos nosotros".

También fue maestro de un alcalde de Sevilla, Manuel del Valle, de quien José Romero leyó una carta durante el acto: "Fue mi profesor en el instituto de San Isidoro. Nunca tuvo nada y nunca quiso nada. Un hombre bueno y un socialista ejemplar", dijo Del Valle. Romero, ex senador y miembro del Foro UGT Sevilla, añadía: "un hombre de ideas", que se fue como voluntario de las milicias de Madrid para jugarse la vida y enseñar a sus compañeros a leer y escribir".

  • 1