viernes, 22 febrero 2019
00:32
, última actualización
Local

La Historia hunde el tópico

Un libro ensalza el papel del empresario andaluz y niega su debilidad

el 07 jul 2010 / 19:17 h.

TAGS:

Salas, Bernal, Herrero, Llanes y Martín, ayer, en la presentación del libro en la CEA.

El descubrimiento de América fue uno de los principales hitos de la historia de España, una hazaña en la que tuvieron un papel protagonista los empresarios andaluces porque fue una apuesta de ellos. Cuando comenzó la revolución industrial, Andalucía estaba, junto a Cataluña, al frente de la economía española. Éstos son algunos de los ejemplos que recoge el libro El empresariado andaluz, en perspectiva histórica, que se presentó ayer y que pretende terminar con la imagen negativa que suele arrastrar este colectivo, tanto en la actualidad como en los últimos 500 años. "Andalucía y sus empresarios han estado siempre en las citas importantes de la historia", señaló ayer uno de los autores de este estudio, Antonio Miguel Bernal.

La publicación, enmarcada en el programa de actividades de la Escuela de Economía Andaluza, persigue así acabar con los "clichés repetidos hasta la saciedad" que achacan a la actitud de los empresarios el retraso económico andaluz frente a otras regiones españolas. "Andalucía aparece como una economía de referencia en el contexto europeo" si se estudia la historia desde el "arranque mismo del capitalismo", indica.

Durante la presentación del libro, Bernal puso en una balanza las carencias -principales lastres del frenazo histórico de la región con respecto a otras zonas del país- y los logros históricos de la comunidad. Entre las primeras, llamó la atención sobre el déficit energético, tanto en la primera como en la segunda revolución industrial. "Esperemos que con las renovables, este tema nos coja ahora en una situación ventajosa", indicó.

A esta circunstancia sumó la inexistencia hasta mediados del pasado siglo de una escuela de ingenieros o de economistas que permitiesen tener una base intelectual para los desarrollos que tenía que afrontar la comunidad en esos momentos, ya que el capitalismo se ha desarrollado gracias a la innovación tecnológica.

Asimismo, destacó las deficiencias en cuanto a vertebración regional, tanto en lo referente al tren como a las carreteras, que no se consiguió hasta que se puso en marcha la autonomía andaluza. "El sistema viario estaba pensado sólo para unir la comunidad andaluza con Madrid", explicó.

El déficit financiero es otro obstáculo que explica el retraso andaluz, ya que Andalucía se caracteriza por el "minifundismo y las instituciones pequeñas" y no cuenta con ninguna gran entidad financiera de peso.

A todos estos contratiempos, se unen, según la publicación, dificultades de carácter institucional, debido a que la "práctica habitual de intervencionismo económico practicado por el Estado español se hizo notar en Andalucía hasta extremos límites", en sectores que se han convertido en señas de identidad del tejido empresarial andaluz, como el tabaco, los astilleros, el equipamiento o el armamento.

En cuanto a las virtudes que ha acumulado la economía andaluza, el libro, del que son coautores Antonio Florencio Puntas y José Ignacio Martínez Ruiz, destaca la modernización agrícola, tanto en la producción como en lo que se refiere a la presencia en los mercados internacionales, porque "fue la que marcó el ritmo de avance al resto de España".

A ello sumó la "vocación de salir al exterior que ha demostrado" el empresario andaluz tanto históricamente como en fechas recientes, así como su capacidad de adaptación en ciertos sectores, como el turismo y los servicios.

"Nunca faltaron, en los momentos precisos, empresarios con empuje emprendedor, capaces de afrontar los riesgos de la innovación y modernización aunque, sin embargo, no siempre fuesen óptimas las reglas institucionales y las posibilidades diseñadas desde la acción política y económica", sentencia el libro.

  • 1