Local

La historia interminable del Estatut

Los escollos que dificultan el acuerdo del Constitucional sobre el Estatut.

el 17 abr 2010 / 19:48 h.

TAGS:

Y a la quinta tampoco pudo ser. El pleno del Tribunal Constitucional (TC) rechazó el viernes por seis votos a cuatro el quinto borrador de sentencia sobre el Estatut redactado por Elisa Pérez Vara.
La magistrada del sector progresista comenzó a elaborar el documento a mediados del pasado noviembre y en él se anulaba una quincena de artículos, entre ellos algunos referidos al Poder Judicial en Cataluña y a las competencias del Defensor del Pueblo Catalán. El texto también condicionaba la constitucionalidad de otra veintena de artículos y salvaba la inclusión del término nación en el preámbulo aduciendo que éste no tiene interpretación jurídica. En definitiva, el borrador no metía en exceso la tijera.

A partir de ahora el encargado por la presidenta del Constitucional, María Emilia Casas, de elaborar un nuevo texto es el vicepresidente del TC, Guillermo Jiménez, un magistrado de 70 años y conservador -aunque no siempre alineado con las tesis de su bloque- que previsiblemente redactará un documento que cuestione más artículos que el texto rechazado el viernes. En sus manos está la patata caliente y ya se le está metiendo prisa para que tenga listo un borrador para el verano, antes de que comience la campaña de las elecciones catalanas de otoño. Bien es cierto que este magistrado no tendrá que partir de cero, pero parece imposible que pueda cumplir con estas fechas. Otra posibilidad, y dado que hasta ahora no se ha actuado con precipitación, es que se pueda seguir esperando hasta después de los comicios.
No hay que olvidar que el debate sobre el Estatut se inició hace más de tres años y medio. Los recursos que cuestionan su constitucionalidad se presentaron en cascada y desde entonces el TC sigue sin llegar a un acuerdo. Los demandantes fueron el PP, el Defensor del Pueblo y cinco comunidades -La Rioja, Murcia, Aragón, Baleares y Murcia-. Los puntos más conflictivos y cuestionados son:


Cataluña, una nación: El Estatut asegura en su preámbulo que el Parlamento de Cataluña, recogiendo la voluntad de su ciudadanía, "ha definido de forma ampliamente mayoritaria a Cataluña como nación" y recuerda que la Constitución española "reconoce su realidad nacional".


Derechos históricos: Según el artículo 5, "el autogobierno de Cataluña se fundamenta también en los derechos históricos del pueblo catalán (...) de los que deriva el reconocimiento de una posición singular de la Generalitat en relación con el derecho civil, la lengua, la cultura y la proyección de éstas en el ámbito educativo".


Lengua catalana: "El catalán es la lengua oficial de Cataluña. También lo es el castellano, que es la lengua oficial del Estado español. Todas las personas tienen derecho a utilizarlas y los ciudadanos de Cataluña el derecho y el deber de conocerlas".


Derechos, deberes y principios rectores: El Estatut incorpora 22 derechos, deberes y principios rectores, que afectan a los ámbitos social, político y laboral. Además, establece mecanismos de garantía de los derechos estatutarios frente a los poderes públicos, a través de un Consejo de Garantías Estatutarias y del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).


Poder Judicial: Se contempla un "Consejo de Justicia de Cataluña" como órgano de gobierno del Poder Judicial catalán, al que se atribuyen funciones que la Carta Magna otorga al CGPJ.


Blindaje competencial: El texto regula 57 ámbitos competenciales, introduce nuevas competencias y un blindaje de algunas materias para evitar futuras laminaciones del Estado.


Bilateralidad: El documento reconoce por primera vez que las relaciones con el Estado se fundamentan en el principio de "bilateralidad" y da rango estatutario a la Comisión Bilateral Generalitat-Estado.


Financiación: Amplía la cesta de impuestos en los que participa la Generalitat: 50% del IRPF, 50% de IVA y 58% de impuestos especiales, además de aumentar su capacidad normativa. Se crea la Agencia Tributaria de Cataluña y se garantiza que se invertirá en Cataluña el equivalente a su PIB.


En definitiva, a Guillermo Jiménez le queda un duro trabajo por delante, a pesar de que su puesto es interino en el TC, ya que su mandato está expirado.

 


  • 1