Economía

La hoja de ruta de la aeronáutica andaluza trata de evitar la deslocalización

Junta, patronal y sindicatos pacta las líneas de la industria hasta 2013

el 17 nov 2010 / 21:21 h.

Manuel Pastrana y Antonio Ávila, posando ayer en Sevilla con directivos de Aciturri Aeronáutica, Aernnova, Alestis Aerospace, Airbus Military, Fundación Hélice y Fada-Catec y miembros del sindicato UGT durante las jornadas aeronáuticas celebradas en la escuela de negocios EOI.

Junta de Andalucía, sindicatos y patronal CEA han pactado ya una hoja de ruta para la industria aeronáutica regional hasta 2013. Su principal objetivo será propiciar un amplia concentración de empresas -vía fusión o alianzas- que les permita ganar eficiencia y, por tanto, competitividad, y esquive el riesgo de deslocalización de la actividad hacia otros países con menores costes.

El consejero de Economía, Antonio Ávila, anunció ayer, durante unas jornadas organizadas por el sindicato UGT, que ya habían finalizado los trabajos de esa "hoja de ruta", enmarcada en el acuerdo de concertación social, que estima que el aeronáutico es un sector estratégico para la economía andaluza.

Fuentes sindicales adelantaron que, a partir de un análisis de las fortalezas y debilidades de la industria, se concluye la "lentitud" con que avanza la concentración empresarial, a pesar de las reiteradas llamadas de unidad lanzadas por las grandes compañías (o tractoras, las que adjudican contratos).

Se hace, por ende, especial hincapié en las alianzas, para que la capacidad y el músculo financiero orquesten ofertas competitivas y las subcontrataciones de carga de trabajo por parte de los grandes fabricantes (Airbus, Boeing, Embraer, etcétera) sigan quedándose en la comunidad y no viren al extranjero.

Las fuentes detallaron que, por vez primera, se establecerá un seguimiento exhaustivo de las medidas recogidas en la hoja. Junto con el mayor tamaño empresarial, se apuesta por la diversificación del negocio -sin abandonar las estructuras y la producción, más ingeniería y sistemas y también más servicio postventa- y de los clientes -para no depender en exceso de los contratos de Airbus y Boeing-, al tiempo que incidir en la formación.

De hecho, la sombra de la deslocalización planeó en las jornadas, y así lo admitieron tanto los empresarios como los sindicalistas andaluces, un mensaje que no por mucho repetirse consigue encontrar eco.

Alberto Gutiérrez, director de operaciones del fabricante Airbus Military, reiteró que la estrategia de esta compañía pasa por tener menos proveedores y que los que queden tengan más capacidad en toda la cadena, es decir, desde el diseño hasta la fabricación y entrega de componentes, estructuras, etcétera. Si para el avión comercial A380 hubo 160 suministradores, para el A350 hay 70, tendencia a la baja que también marcará al futuro A30X -modelo que sustituirá al A320-.

"Ahora es el momento", dijo el directivo de Airbus, en referencia a unas alianzas entre empresas auxiliares que, asimismo, han de tener una capacidad financiera holgada y presencia en países de bajo coste y del área dólar -para que el vaivén de cambio de divisas no mine el negocio-.

Francisco Fernández Sainz, el presidente de Aciturri Aeronáutica, que en fechas recientes adquirió el 49% de la compañía sevillana Aerosur, advirtió de que en la industria española "falta eficiencia". "Hay que hacer progresos serios, es un factor vital; esto no es ir en contra de los sindicatos, dado que, mientras más eficiencia demostremos, más trabajo lograremos". Personal preparado y conocimiento, apuntó, no bastan para competir con China.

Desde la parte sindical, el secretario regional de UGT, Manuel Pastrana, coincidió tanto con Antonio Ávila como con los empresarios en que la aeronáutica andaluza tiene un gran futuro y es, además, de los sectores que más crece. Pero sin alianzas y empresas potentes, matizó, habrá problemas.

Aernnova. Traerá contratos para el helicóptero NH90 de Augusta

No sólo de Airbus y Boeing vive la aeronáutica andaluza. Iñaki López de Gandazegui, presidente de Aernnova -antigua Gamesa Aeronáutica-, anunció ayer que sus plantas en la comunidad -una en Sevilla y otra en Cádiz- posiblemente acojan contratos adjudicados por la compañía anglo-italiana Augusta Westland para fabricar y montar el fuselaje trasero del helicóptero NH90. Destacó que ninguna de sus factorías andaluzas ha acogido expedientes de regulación de empleo, como sí otras de su propiedad. Está presente en Brasil, México, EEUU y Rumanía y lo estará en China y la India.

Aciturri. La sevillana Aerosur complementa la cartera de trabajo

"Vinimos a Andalucía porque Aerosur nos aportaba valor añadido a nuestra cadena". El presidente de Aciturri, Francisco Fernández Sainz, explicó así el porqué de la reciente adquisición del 49% del capital de esa empresa sevillana, que trabaja para varios modelos militares (CN235, CN295) y civiles (A319, A320, etcétera) de Airbus y para Boeing. Aciturri, por su parte, es proveedor de programas aeronáuticos tan importantes para la comunidad como el A400M, el A380 y el A350.

Alestis cerrará el año en tablas y busca más contratos

Mensajes optimistas y avisos a navegantes se entremezclaron en la ponencia que Gaizka Grajales, consejero delegado de Alestis Aerospace, pronunció ayer en las jornadas de UGT. Confió en el futuro aeronáutico regional, pero advirtió de que llegarán tiempos de sacrificios para garantizarlo.

En la sociedad actual, dijo Grajales, la empresa "somos todos", accionistas, directivos y trabajadores, "y todos, por tanto, tenemos una responsabiliad". La industria, sostuvo, ha de afrontar un mercado internacional con competidores "agresivos y emergentes".
La dimensión, continuó, es necesaria, al igual que diversificar el negocio, las áreas geográficas y la oferta (no sólo estructuras, también ingeniería y servicios).

Alestis Aerospace prevé cerrar el ejercicio 2010, el segundo desde la puesta en marcha de este grupo aeronáutico impulsado por la Junta de Andalucía, con un resultado cercano a cero, un Ebitda (resultado bruto de explotación) positivo y una facturación de unos 110 millones.

En paralelo a sus contratos para el programa de Airbus A350 (panza y el cono de cola del avión), Alestis está acudiendo a otras compañías para captar más carga de trabajo, aunque no dio detalles al respecto.

El grupo tiene previsto invertir más de 200 millones de euros entre 2010-2013. Este año ha destinado 70 millones a su puesta en marcha, a las instalaciones de Cádiz y Sevilla y, sobre todo, a su departamento de ingeniería y a la incorporación de tecnologías para el programa A350. Presumió, asimismo, de la creación de 650 empleos en el último ejercicio, en especial para reforzar las labores de ingeniería.

La compañía andaluza trabaja en varios proyectos de Airbus, Boeing y la brasileña Embraer (tiene planta en Brasil para abordar el mercado de jet privados).

Gaizka Grajales coincidió con el resto de los ponentes en las jornadas en que las empresas aeronáuticas andaluzas han de abrise al exterior.

 

 

  • 1