miércoles, 24 abril 2019
18:37
, última actualización
Economía

La hora de Cajasol

Pulido trata de obtener autorización del consejo para las alianzas

el 23 nov 2009 / 22:05 h.

Cajasol celebra hoy un consejo de administración en el que su presidente, Antonio Pulido, preparará el terreno para solicitar a los miembros autorización para iniciar "conversaciones formales" de cara a las alianzas con otras cajas, según fuentes financieras.

Previamente, Pulido expondrá las posibles alternativas, entre las que no se encuentra, al menos en principio, la de una fusión plena, sino una fórmula intermedia de alianza reforzada -el denominado sistema de protección institucional, SIP, o fusión fría-. Y es que el directivo pretende encarrilar una operación antes de finales de año, si bien aquí las fuentes consultadas divergen.

De hecho, mientras que unas (financieras) aseguran que se han precipitado los contactos con Caja Guadalajara, que se iniciaron el verano pasado junto con los entablados con las dos entidades extremeñas (Caja Badajoz y Caja Extremadura), otras (políticas) destacan que aquéllos pasan por un momento "delicado" y, por tanto, habrá que esperar más para que cuajen.

Asperezas. Todavía habría que limar asperezas con el Gobierno de la comunidad manchega, pues éste ha visto cómo se ha adjudicado a una de sus entidades regionales, la intervenida Caja Castilla-La Mancha (CCM) , a otra foránea, la asturiana Cajastur.

Sin embargo, la opción del SIP podría suavizar las diferencias, ya que bajo ella las cajas implicadas mantienen su identidad y personalidad jurídica dentro de un proyecto en común, con cuentas y balances unificados, asistencia, protección y estrategias conjuntas y ahorro de costes, además de mejorar la calificación (rating) en la búsqueda de financiación en los mercados.

No en vano, también el SIP elimina el resquemor político a una pérdida de poder en la futura entidad, y que ha sido una de las claves de la fórmula buscada por Cajastur al pujar por CCM, adjudicándosela a través de un banco filial, Liberta. Una fusión hubiera conllevado pérdida de representatividad para la asturiana -pese a ser la que sale al rescate-, dado que la manchega tiene mayor dimensión.

En clave regional. Es el gran inconveniente de las fusiones entre distintas autonomías y, de hecho, los matrimonios que ya están en capilla (en Cataluña, Andalucía y Castilla-León) son en clave regional, frente a la fusión fría de las cajas de Canarias y Navarra, hasta el momento la única operación interterritorial concebida en el Estado.

En cuanto a las entidades Extremeñas, fuentes del sector precisan que los contactos siguen, si bien hay que tener en cuenta dos obstáculos. El primero, la reciente renovación del consejo de administración -incluida la presidencia- de Caja Extremadura. Y el segundo, que el Gobierno al mando de Guillermo Fernández Vara prefiere primero que se fusionen las dos.

Pero aún hay más. Una vez que se fusiones Unicaja, Caja de Jaén y, con probabilidad, Cajasur, en el mapa del sistema financiero andaluz quedaría descolgada y, por ende, en solitario -así lo quiere-,Ý Caja Granada. Sin embargo, el SIP se plantea como una fórmula de maridaje en la que ningún novio pierde independencia. Y es aquí donde encajaría también una hipotética alianza con Cajasol.

Mientras, y según indicó ayer Europa Press, la reunión del consejo de Cajasol coincide con la que celebrará también hoy Caja Guadalajara.

Ya la semana pasada, Antonio Pulido manifestó su deseo de que, antes de que finalice el año , pueda tener cerrado algún proceso de fusión con alguna caja de ahorros, como la de Guadalajara "u otras" con las que está actualmente en conversaciones. Y esta operación, dijo, no sería impedimento para acometer alianzas posteriores de mayor envergadura. De ello informará hoy.

  • 1