Local

La hora del presidente Rajoy

Mariano Rajoy pronuncia mañana su discurso de investidura donde desvelará sus medidas “no gratas” para salir de la crisis.

el 17 dic 2011 / 22:45 h.

TAGS:

Casi ocho años después de ser designado por José María Aznar para que le sucediera en la presidencia del Gobierno y tras dos intentos fallidos, Mariano Rajoy Brey (Santiago de Compostela, 1955) pronuncia mañana su discurso de investidura en el Congreso. El Rajoy beligerante, el que acusó a Zapatero de “traicionar a los muertos”, el que en los últimos cuatro años se convirtió en la gota malaya contra el Gobierno socialista y su gestión de la crisis económica, ése mismo, se convertirá el miércoles 21 en el sexto presidente de la democracia. La delicadísima situación económica que atraviesa el país, y que no tiene visos de remitir a corto plazo, es la escenario que recibirá al Rajoy presidente. Tal es la emergencia nacional que el líder conservador se ha visto forzado a ejercer como mandatario antes incluso de ser investido presidente.

En el ámbito internacional se ha comprometido a ser el primero de la clase. A la canciller alemana, Angela Merkel, le ha asegurado que bajo su mandato habrá un control férreo del gasto y se acometerán reformas (sobre todo la del mercado laboral, para la que los nacionalistas catalanes están dispuestos a echarle una mano) sin dilaciones y sin miramientos. Con la mano izquierda promete diálogo a patronal y sindicatos mientras con la derecha anuncia que no le temblará el pulso en gobernar por decreto.

Pero Rajoy no ha desvelado cuáles son sus intenciones. Ni durante la campaña ni durante el mes que ha ejercido como presidente en funciones ha revelado dónde, cómo o cuándo empezará a aplicar la tijera. Para intuir sus pasos ha habido que escudriñar las políticas de recortes seguidas por María Dolores de Cospedal en Castilla La Mancha o Esperanza Aguirre en Madrid. De ahí que su discurso de investidura de mañana sea señalado por expertos y profanos en la materia como el día en el que Rajoy empezará a ejercer de presidente también dentro de España. Ya no vale el refugio de Génova, donde Rajoy ha permanecido, como en un búnker, el último mes, ni las vaguedades. Mañana dirá cuáles son sus recetas para crear empleo: “Explicaré las medidas no gratas que los españoles son conscientes de que hay que tomar”. Y como el papel de presidente se parece al del líder de la oposición como un huevo a una castaña, Rajoy ya empieza a suavizar el discurso difuso que le llevó a la Moncloa el pasado 20N. Incluso empieza a asumir ya las tesis de su principal contrincante, el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, que se desgañitó en la recta final de la campaña reclamando a la UE un plan de inversiones porque solo la contención del gasto no vale. “La austeridad no lo resuelve todo. El control del déficit no va a producir efectos positivos, puede ocurrir lo contrario”. ¿Una frase de Rubalcaba? Pues no. Esta sentencia la pronunció el presidente electo ante la Junta directiva nacional de su partido. Por eso, lo que Rajoy tiene, y traslada a los ciudadanos, absolutamente claro es que no puede retrasar las medidas a tomar y que serán necesariamente dolorosas. Decisiones rápidas, apostilla.

Los españoles celebrarán la entrada del nuevo año conociendo ya las primeras, que se adoptarán en el Consejo de Ministros del Gobierno de Rajoy el próximo día 30. Rajoy prometió en campaña un gobierno austero, eficaz y transparente. Pero en los últimos días, y en pleno juicio del defenestrado expresidente valenciano Francisco Camps por los regalos hechos por los responsables de la trama Gürtel, Rajoy ha querido lanzar también un serio aviso a todo su partido y a los que ejercerán tareas de gobierno. No basta con ser austeros en la gestión del dinero público. “Seamos austeros en las actitudes, gestos y comportamientos”. El presidente no quiere más problemas. Tiene una obsesión: evitar las polémicas teniendo en cuenta que la X Legislatura que le ha tocado comandar no será cómoda pese a los 186 diputados de mayoría absoluta aplastante con la que ganó.

  • 1