Local

La huelga de basuras de Jerez estalla ante la inacción de la Junta y el ayuntamiento

el 20 nov 2012 / 17:47 h.

TAGS:

Aspecto de una calle de Jerez la pasada noche. Foto de José Contreras.

El municipio gaditano de Jerez de la Frontera, con más de 200.000 habitantes (más que Cádiz capital) y con un aeropuerto propio en el que aterrizaron muchos de los jefes de Estado invitados a la Cumbre Iberoamericana del pasado fin de semana, acumula casi 4.000 toneladas de desechos en plena calle desde hace 20 días. En dos semanas el Ayuntamiento, gobernado por la alcaldesa María José García Pelayo (PP), no ha sido capaz de enderezar el conflicto laboral que le enfrenta con la empresa concesionaria de recogida de basuras (Urbaser).

Los operarios están en huelga indefinida, los camiones de limpieza están parados, las bolsas de desechos forman montañas en las aceras, junto a los contenedores, el pueblo está infestado y los jerezanos se quejan de que el hedor es insufrible, las ratas se esconden entre los desperdicios y las moscas e insectos se meten en las tiendas y en las casas. El Gobierno andaluz, que tiene las competencias en salud pública, asegura que sus inspectores aún no detectan riesgo de insalubridad ni hay peligro de enfermedades para la población.

La Junta pidió ayer a la alcaldesa que se siente a dialogar y la alcaldesa reprocha al Gobierno autonómico su pasividad. Entretanto, el conflicto ha ido agravándose progresivamente hasta que la madrugada del lunes varios ciudadanos anónimos incendiaron algunos contenedores (en dos semanas se han quemado 70), el fuego prendió rápido las bolsas de basura y el servicio de Bomberos de Jerez tuvo que intervenir de urgencia para evitar que las llamas se extendieran. Cada contenedor quemado le cuesta al Consistorio entre 900 y mil euros, según la alcaldesa. Ayer, los operarios municipales de la limpieza se plantaron delante del Ayuntamiento y arrojaron basura a las puertas de la casa consistorial.

Los desperdicios llegaron hasta la entrada, por donde horas después accedió la alcaldesa para comparecer junto a su equipo, denunciar los "actos vandálicos" de la noche anterior y pedir "un esfuerzo en la negociación por el bien de la ciudad". Los sindicatos CCOO y UGT, que representan a Urbaser, no consideran que la quema de contenedores haya sido vandalismo, sino "un acto de protesta de la ciudadanía contra la pasividad del Ayuntamiento". Veinticuatro horas antes los sindicatos habían presentado en los juzgados denuncias contra la alcaldesa por su intento de "boicotear" la huelga, contratando a la empresa pública Tragsa para retirar los vertidos de las calles. La delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, defendió ayer la labor de la Policía Nacional para preservar los servicios mínimos en la basura.

"Ni la presión ni los gritos ni el chantaje ni las amenazas apartarán al Gobierno de su camino: estar alineados con la ciudad. Todos nos hemos apretado el cinturón", dijo la regidora. El municipio de Jerez, con una tasa de paro del 35% (igual a la media andaluza), arrastra una deuda de mil millones de euros. La insolvencia económica del Ayuntamiento está en el origen del conflicto con la empresa de limpieza. El Gobierno local plantea una rebaja salarial del 12% para ahorrar 4,5 millones de euros al año, algo que la plantilla no acepta. Pero el recorte presupuestario en las arcas locales, previsto para el año que viene, contempla el despido de 125 operarios de la concesionaria, y este es el principal desacuerdo que tiene el conflicto enconado. El comité de empresa de Urbaser y el Ayuntamiento retomaron ayer, a última hora, las negociaciones.


  • 1