Economía

La huelga pierde apoyos y el Gobierno garantiza ya la libre circulación

Los camiones de las empresas de distribución aparcan el miedo y vuelven a dejarse ver en las carreteras. Al cuarto día de paro indefinido , fueron bastantes las que decidieron no quedarse aparcadas. Rubalcaba insiste en que en las próximas horas se normalizará. Mientras, decenas de miles de trabajadores se van al paro temporalmente.

el 15 sep 2009 / 06:16 h.

Los camiones de las empresas de distribución vuelven a dejarse ver en las carreteras. Al cuarto día de paro indefinido de los transportistas, fueron bastantes las que decidieron no quedarse aparcadas. Se acercan los días más fuertes de venta en los hipermercados y hay que preparse. La petición de escolta se generaliza.

Se disipa el miedo a sacar los camiones a la calle. La Delegación del Gobierno constató el jueves un aumento en el número de peticiones de escolta recibidas por las fuerzas de seguridad -Policía Nacional y Guardia Civil- por parte de las empresas de distribución, reacción que justificaron porque ven que la medida resulta "efectiva", aunque también pueda atribuirse, en parte, a que "la actuación de los piquetes ha bajado un poco", indicaron las fuentes.

La contundencia con la que el miércoles intervino la Policía parece haber devuelto la calma -y la confianza- a esa parte del sector que no secunda el paro indefinido y que es mayoritaria, ya que representa al 80% de los transportistas.

Las principales cadenas de supermercados e hipermercados que operan en Andalucía coincidieron en que, en mayor o menor medida, hay una falta de productos frescos y perecederos que están intentando suplir con repartos apoyados con escolta policial, de forma que en unos días esperan volver a la normalidad en el abastecimiento.

Fuentes de supermercados Dia indicaron a Europa Press que la jornada del jueves transcurrió "mejor" que el miércoles, ya que empezaron a salir camiones. "Han sido días muy duros, pues no se podía sacar productos de las plataformas logísticas, veremos cómo evolucionan los días".

También salieron convoyes escoltados por la Policía de la empresa Martín Andaluza de Supermercados, MAS. "Hemos tenido bastantes problemas para ejercer nuestro derecho a trabajar", agregaron fuentes de la empresa, que precisaron que el jueves fue "el primer día que empezamos a suministrar".

Mercadona funciona "con normalidad, gracias a las fuerzas de seguridad del Estado", que están escoltando los camiones, mientras que Carrefour apuntó que cuenta con unos buenos niveles de aprovisionamiento en productos de gran consumo y alimentación en general. Y es que se aproximan los días más fuertes de las ventas en este tipo de establecimientos -tarde del viernes y sábado- que coinciden con el inicio del fin de semana, y hay que prepararse.

La otra cara del paro en Sevilla la ofrecen las industrias que, día que pasa, día que se ven obligadas a reducir su actividad y otras a paralizarla. A la planta de Renault en San Jerónimo, se han sumado Rendelsur, firma envasadora de Coca-Cola, que ha tenido problemas en el suministro de azúcar, así como la fábrica de Panrico que también se ha visto obligada a reducir su producción. La planta de producción de Puleva en Alcalá de Guadaíra (Sevilla) anunció que paraliza su producción (al igual que las que el grupo tiene en Granada, Lugo y Lleida).

La falta de áridos, cemento y ladrillos también se ha dejado sentir estos días, reseñó el secretario provincial de CCOO en Sevilla, Rafael Fernández Serra, que apuntó que otras tantas industrias encuentran muchos problemas en la distribución, en sacar sus productos del almacén.

Consecuencias . El paro de los transportistas está provocando pérdidas millonarias en otros sectores, como el del automóvil. Empresas de todo el país se han visto obligadas a parar su actividad y mandar a los empleados a casa, a través de expedientes de regulación de empleo temporales. Entre los afectados, también agricultores y ganaderos.

Además de la alarma social provocada por el miedo al desabastecimiento a causa del paro de los transportistas, las pérdidas económicas empiezan a traducirse en millones de euros. Muchas empresas, en su mayoría automovilísticas, se han visto obligadas a parar su actividad y a mandar a miles de empleados a casa, por la falta de suministro de piezas.

Zapatero . Tolerancia cero. Ése es el mensaje que el Ejecutivo mandó el jueves a través del propio presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, para intentar frenar la oleada de incidentes provocados esta semana por los transportistas. Los sucesos del miércoles, con decenas de heridos y de detenidos, han hecho que el Gobierno exija "responsabilidad" a los camioneros.

El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, hizo un llamamiento a la "responsabilidad" de los transportistas que continúan en huelga para que acaben con sus protestas y garantizó que el Ejecutivo tendrá "tolerancia cero" ante cualquier acto de coacción o violencia.

Información completa en la sección de Economía de esta web o en las páginas de Primera Plana (2-5) de la edición impresa.

  • 1