Local

La Iglesia moviliza a sus bases para la marcha contra el aborto

el 01 oct 2009 / 19:49 h.

TAGS:


La Conferencia Episcopal Española (CEE) consideró "legítima y conveniente" la manifestación convocada por diversas asociaciones contra la reforma de la ley del aborto tramitada por el Gobierno para el próximo 17 de octubre, así como la participación en la misma.


La reforma del aborto es la cuarta batalla que lidera la Iglesia contra el Gobierno socialista. Desde que José Luis Rodríguez Zapatero llegó al poder, obispos, sacerdotes y religiosos han luchado por evitar el matrimonio homosexual y la reforma educativa, con la consiguiente implantación de la asignatura Educación para la Ciudadanía y defender el derecho de la familia cristiana. El día 17 se sumará el aborto.

Aunque en esta ocasión no hace un llamamiento expreso, la Comisión Permanente de la CEE dijo que "los fieles laicos responden adecuadamente al desafío planteado -de gran trascendencia moral y social- haciendo uso de su derecho a manifestarse pacíficamente para expresar su desacuerdo con la ley proyectada". El secretario general y portavoz de la CEE, el obispo auxiliar de Madrid, Juan Antonio Martínez Camino, explicó ayer, en una rueda de prensa para informar sobre los acuerdos de la Comisión Permanente, que el proyecto de ley supone "un serio retroceso en la protección del derecho a la vida de los que van a nacer, un mayor abandono de las madres gestantes y un daño irreparable para el bien común".

Martínez Camino declaró que los obispos no dejaron nunca de recordar la doctrina de la Iglesia, según la cual "la ley natural y divina exige que toda vida humana debe ser respetada desde la concepción hasta la muerte natural". Y, por ello, "no pueden menos de compartir el rechazo que la legislación proyectada suscita en diversas y relevantes instituciones así como en una gran parte de la sociedad".

"Injusticia". El portavoz de la CEE dijo también que la legislación que se quiere aplicar ahora "es mucho más injusta que la ley en vigor, que ya lo era", y recalcó que la Iglesia "¡gracias a Dios!" no está sola en esta opción de la defensa "de la vida humana incipiente que va a nacer". "Un pueblo que mata a sus hijos -añadió- es un pueblo sin futuro". Camino dijo que el aborto "es una cuestión religiosa, aunque no sólo, ya que para los creyentes el ser humano, independientemente de la edad que tenga, aunque sean unos segundos, tiene derecho a nacer". Es un derecho que "es patrimonio común de la recta razón humana... porque el matar es uno de los crímenes mayores prohibidos por la ley divina y natural. Por ello, para los creyentes, es indisoluble esta condición de la de ser humano".

También eludió concretar si él pensaba participar en la manifestación y afirmó que "eso no es relevante" y que la CEE no dio ninguna sugerencia a los obispos sobre si deben o no participar en ella, "como no lo ha hecho nunca", eso corresponde "a la libertad individual de cada obispo en su diócesis". Durante la rueda de prensa se facilitó a los informadores un ejemplar de la Declaración sobre el anteproyecto de ley del aborto, publicado el pasado 17 de junio y titulado "Atentar contra la vida de los que van a nacer, convertido en un ‘derecho'", que fue aprobado también por la Comisión Permanente.

  • 1