Local

La Iglesia yerra con el 'bebé medicamento'

El Cardenal mexicano Javier Lozano Barragán, presidente del Consejo Pontificio para los Operadores Sanitarios del Vaticano ha criticado con dureza la técnica utilizada en el Hospital Virgen del Rocío por la que nació en octubre un niño libre de un mal hereditario, compatible con su hermano enfermo al que podrá curar.

el 15 sep 2009 / 18:13 h.

El Cardenal mexicano Javier Lozano Barragán, presidente del Consejo Pontificio para los Operadores Sanitarios del Vaticano ha criticado con dureza la técnica utilizada en el Hospital Virgen del Rocío por la que nació en octubre un niño libre de un mal hereditario, compatible con su hermano enfermo al que podrá curar. La cúpula de la Iglesia ratifica así el comunicado de los obispos españoles y subraya que no es "ético" el diagnóstico genético preimplantatorio porque escoge los embriones sanos y desecha a los que no lo son. El Vaticano emite así su doctrina sin ni siquiera haber pulsado la opinión de los padres de la criatura, que en todo momento manifestaron su deseo de tener otro hijo, que además va a poder ayudar a su hermano, aquejado de una grave enfermedad que probablemente le habría causado una muerte prematura. Los dirigentes de la Iglesia siguen persistiendo en el error de confundir las nuevas terapias sanitarias para salvar vidas con comportamientos antiéticos alejados de cualquier viso de realidad. Todos los investigadores y expertos coinciden en que los embriones de laboratorio no contienen vida humana, que sólo se crea una vez dentro del cuerpo de la madre. Tampoco sirve la tesis de los obispos sobre la "experimentación con la vida humana" toda vez que las terapias son ya realidades que están dando alegrías a las familias que, de otro modo, estaban condenadas a perder a un hijo, lo peor que le puede ocurrir a un ser humano. Miles de católicos utilizan hoy las técnicas de fecundación in vitro e inseminación artificial. La sociedad, plena de sentido común, acepta con ilusión y esperanza los avances que se están produciendo en la investigación con células madre para salvar vidas. El enroque de la cúpula de la Iglesia en estos posicionamientos sólo conducirá a su desconexión con la sociedad. Que pregunten a los padres de Javier; puede que así, más de un obispo cambie de opinión.

  • 1