Cultura

La Imperdible presenta su temporada más ecléctica

La 25º temporada de La Imperdible presenta nueve propuestas de adultos y ocho para público familiar.

el 17 sep 2014 / 17:06 h.

TAGS:

grumelot La Imperdible abre su 25ª temporada, la séptima desde la ubicación actual del proyecto en el Teatro Duque-La Imperdible (Plaza del Duque), dando continuidad al proyecto de espacio escénico de gestión privada de más amplia trayectoria en Andalucía y uno de los más longevos de España. La veteranía, no obstante, supone un incentivo hacia la renovación, el dinamismo y la evolución, y de esta forma la sala presenta en el primer trimestre de la temporada 2014/2015 una de sus programaciones más eclécticas, consolidándose como uno de los más importantes bastiones de las artes escénicas no comerciales y no convencionales en la Comunidad Andaluza. Para diseñar la programación se ha tenido en cuenta desde el éxito de espectáculos testados en temporadas anteriores, como Hasta la menor duda o la Compañía el Puchero, hasta proyectos de honda investigación como #Sobrejulieta o Barbazul, un sabotaje amoroso, pasando por propuestas relevantes y populares pero con cierto aire “underground”, como Miguel Noguera. También se da mayor protagonismo, si cabe, a la programación infantil y familiar, mezclando propuestas locales con compañías de otras provincias como DateDanza , Tantarantana o Estudizero. Además, se contará con el estreno del nuevo montaje de Escenoteca, Los Viajes de Gulliver, que en palabras de José María Roca, director de La Imperdible, es “un hito tecnológico en los espectáculos para público familiar, realizado con la técnica del Chroma Key”. En apenas doce semanas de programación, pasarán por su escenario 16 compañías, que representarán un total de 56 funciones, 22 de las cuales estarán destinadas a público familiar. Tanta variedad artística tendrá reflejo en los géneros y estilos y, así, en estos inicios de temporada el Teatro-Duque La Imperdible será el hogar del teatro, el clown, la danza, el flamenco, los espectáculos para público familiar, las dramaturgias contemporáneas, el circo, la magia, la narración o incluso los monólogos más personales e histriónicos. En líneas generales, afirma Roca, “esta programación de otoño es muy equilibrada, asume riesgos y responde plenamente a los objetivos que una sala como ésta debe atender”.

  • 1