Local

La importancia de los idiotas

el 16 mar 2012 / 16:36 h.

TAGS:

Según la teoría política, la ciudadanía es más activa cuanto más incierto es el resultado de unas elecciones y se acrecienta cuanto más cercano es el órgano a elegir. Por esta regla de tres ante el incierto resultado de estas elecciones, la campaña debería ser un auténtico hervidero de actos, propuestas, programas y todo aquello que tiene que ver con unas elecciones. A esto se añade que las elecciones no coinciden con las generales, lo que debiera introducir un plus de motivación en ciudadanía y partidos, mucho más si consideramos que elección tras elección la oposición ha pedido la no coincidencia de elecciones estatales y autonómicas.

El día a día demuestra que la realidad es tozuda y que, aún dándose todos los elementos para asistir a unas elecciones apasionantes y en las que la ciudadanía debiera participar con más ahínco, el desánimo y el inmovilismo se han adueñado del electorado, reflexión ésta achacable al desprestigio de la política, el efecto de shock de la crisis o la creciente pérdida de valor de lo público.

La democracia griega denominaba idiota a aquél que no se ocupaba de los asuntos públicos y/o políticos, con lo que una sociedad es más idiota, en sentido etimológico, cuanto menos participa en sus asuntos públicos. Cabría preguntarse si los partidos están potenciando dicha situación y si ésta conviene electoralmente a unos u otros. La escasa tensión electoral de quien quiere acceder al gobierno, hace sospechar que el PP potencia el inmovilismo y el desánimo convencido de que sus fieles votantes acudirán a las urnas y los de izquierdas se abstendrán, con lo que no haría falta para la mayoría absoluta trasvase de votos, sino sólo idiotas de la izquierda. La estrategia parece clara: no realizar propuestas que desvelen la política a aplicar y dosificar en la campaña lo que hoy es el escándalo de los ERE, para provocar el rechazo del fiel votante socialista a la vez que tratar de ocultar el programa de recortes, consecuencia de la implantación del modelo liberal en Andalucía.

Es de análisis sociológico. El candidato más antiguo, sin propuestas ni programa, sin dar la cara en el debate, sabiéndose que propone recortar servicios y derechos... será quien gane unas elecciones cuya única incógnita es el tipo de mayoría. Todo depende de la decisión de los idiotas.

  • 1