viernes, 26 abril 2019
15:23
, última actualización
Deportes

La incertidumbre como norma

En el Betis no piensan dar por hecha la marcha de Emana al Al-Hilal hasta que no se haya estampado hasta la última firma.

el 08 ago 2011 / 20:57 h.

Aunque todo hace indicar que el traspaso de Achille Emana al Al-Hilal se cerrará más pronto que tarde después de haberse cerrado durante el fin de semana los términos del acuerdo, la sucesión de acontecimientos relacionados con la operación mantienen la alerta en la planta noble del Benito Villamarín. De hecho, el propio director deportivo de la entidad, el serbio Vlada Stosic, aclaró ayer en los micrófonos de Punto Radio que no darán por cerrada la marcha del futbolista camerunés hasta que no se rubrique el último documento.

"No nos vamos a precipitar y no daremos este asunto por cerrado hasta que no se firmen los contratos. Cuando lleguen los documentos, los revisaremos, y si están bien entonces daremos el visto bueno a la operación", aseguró el balcánico.

Y es que los tiras y afloja con el club del jeque Abdul Rahman bin Musaid han dado como resultado que el Betis no se confíe para nada con la operación, por lo que prefieren no darla por cerrada hasta que no sea oficial, previendo que en el intercambio de documentos puedan aparecer nuevas sorpresas. De todas maneras, Stosic confirmó el acuerdo verbal con el club árabe -gracias al que percibirían una cantidad en el acto que le garantizaría liquidez para afrontar los fichajes que pide Pepe Mel- y que lo único que falta para concluir la operación es que a las oficinas del estadio Benito Villamarín lleguen los contratos tal y como se han acordado.

Ahora, a por el sustituto. Pese a que aún no dan por cerrado el asunto, lo que sí es cierto es que en la entidad heliopolitana ya se están poniendo en marcha para acelerar la contratación de un delantero que cubra el hueco dejado por Emana. De hecho, Pepe Mel, Vlada Stosic y Miguel Guillén se reunieron en la mañana de ayer en las oficinas del estadio Benito Villamarín para tratar el asunto.

El director deportivo, no obstante, rehuyó hablar de ningún futbolista en concreto, ya que cree que eso podría dificultar el trabajo. "No voy a dar nombres porque estamos teniendo experiencias muy malas en este sentido. Si haces públicas tus intenciones, las operaciones se encarecen y estropean", aseguró.

El preferido del técnico es el paraguayo Nelson Haedo Valdez, aunque también es el más difícil de adquirir, ya que su club actual, el Hércules, no contempla la posibilidad de una cesión y, en ese caso, la operación se le iría de las manos económicamente al Betis. Tras proclamarse subcampeón de América con su selección nacional, Valdez tiene previsto reincorporarse hoy a los entrenamientos del equipo alicantino, aunque todo apunta a que será por poco tiempo, ya que tanto el futbolista como el club del Rico Pérez tienen claro que lo mejor para las dos partes es buscar una salida.

Sin embargo, las cifras que rodean al atacante internacional le hacen inalcanzable para el club de la avenida de La Palmera. El sudamericano cobra aproximadamente 1,5 millones de euros netos al año, y el Hércules espera sacar tajada de su traspaso y no pediría menos de 4 millones de euros. Una cifra estratosférica para la economía de guerra bética. El jugador ha recibido ofertas de Inglaterra -concretamente del Wigan- y de Ucrania -el Dnipro de Juande Ramos se ha fijado en él-, pero su intención es continuar en la Liga española.

El siguiente en la lista es Nikola Zigic, que no cuenta para el Birminghan City -equipo recién descendido de la Premier League inglesa y que jugará la Europa League- y que podría salir cedido. De todas maneras, de nuevo se le presenta al Betis el escollo de la precaria situación económica que atraviesa, ya que la ficha del serbio de 31 años también se antoja prohibitiva.

De todas formas, el club maneja otras opciones como la del argentino Leo Ulloa , aunque la operación también se le puede escapar al Betis por cuestiones monetarias. El director deportivo del Almería, Alberto Benito, aseguró en Onda Cero que es una operación imposible. "No queremos venderlo, pero si fuera así pediríamos seis o siete millones de euros y el Betis no va a pagar eso", dijo, aunque todo hace indicar que podría salir por poco más de dos millones.

  • 1