Deportes

La indignación empezó en los jugadores y acabó en el presidente

Guillén se encontró con Gil Manzano y lo acusó a la cara de «ningunear» al Betis

el 23 feb 2014 / 22:58 h.

Cedrick lo dijo muy claro: "Si juegas contra doce, es imposible". Cedrick lo dijo muy claro: "Si juegas contra doce, es imposible". La indignación recorrió el estadio Benito Villamarín de arriba a abajo, desde el césped a la grada y por último los pasillos y los vestuarios después del partido. Que el público reaccionase abroncando al ínclito Gil Manzano desde el momento en que escamoteó el penalti a Rubén Castro era lógico y previsible. Que el entrenador del Betis se rebelase contra la injusticia tampoco resultó extraño. Yque los futbolitas criticasen la labor del árbitro extremeño no se salió del guión. Pero tal era la rabia que hasta el presidente del club agraviado, Miguel Guillén, fue incapaz de contar hasta diez y dijo al trencilla lo que cualquier aficionado habría estado encantado de comentarle, aunque con otras palabras. «Estáis ninguneando a una institución como el Betis y también a su afición», le dijo Guillén a Gil Manzano. «El equipo está ahí por deméritos propios», le reconoció, «pero el arbitraje ha sido lamentable», sentenció. La escena se produjo cuando el cuarteto arbitral se disponía a abandonar el estadio. Es decir, con el acta ya redactada y enviada, por lo que el diálogo no fue reflejado en el documento. En todo caso, el árbitro tiene la potestad de escribir un anexo al acta. VESTUARIO ENCENDIDO La indignación entre los futbolistas también era patente. Cedrick fue el primer ejemplo. «Nos vamos un poco jodidos porque estamos en una situación muy difícil y hemos hecho un buen partido, pero si juegas contra doce es imposible. El árbitro ha sido decisivo», lamentó el atacante verdiblanco. «Estamos bastantes mosqueados. No ha pitado en la primera parte un penalti claro y después, en la segunda, si no ha visto ese penalti es porque no ha querido verlo. Tenemos que seguir luchando y sufriendo hasta el final», añadió. Adán también criticó las equivocadas y decisivas decisiones de Gil Manzano. «El árbitro se ha equivocado tres veces y en momentos puntuales en los que podíamos haber igualado el partido. Lo hemos visto nosotros y el árbitro, seguro. La primera jugada del penalti puede ser o no falta, pero está fuera. El penalti a Rubén es claro. Y luego hay una mano. Hay una imagen en la que se ve claramente que es penalti y expulsión, con lo que se igualaría el partido. Ellos se pondrían con diez y el marcador empatado», recordó. «No hay que pensar mal, pero está claro que equivocarse en contra del último es mucho más fácil y no pasará nada. Si fuese otro partido de mayor importancia o con equipos que juegan más arriba, seguro que este árbitro no pitaría durante algún tiempo», opinó.

  • 1