Economía

La industria andaluza lidera la caída de la producción nacional

Ya lo presagiaban los datos del paro. Las pocas esperanzas de que la industria tomase el relevo de la construcción como motor económico y contrarrestase los devastadores efectos del ladrillo sobre el empleo se desinflan. La producción industrial española sumó su tercer descenso consecutivo, al caer un 4,4% en julio. Peor fue para Andalucía, que lideró la caída nacional. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 11:16 h.

Ya lo presagiaban los datos del paro. Las pocas esperanzas de que la industria tomase el relevo de la construcción como motor económico y contrarrestase los devastadores efectos del ladrillo sobre el empleo se desinflan. La producción industrial española sumó su tercer descenso consecutivo, al caer un 4,4% en julio. Peor fue para Andalucía, que lideró la caída nacional.

De todas las comunidades autónomas, la industria andaluza registró el peor comportamiento en ese mes respecto a julio del año pasado, al descender un 14,1% el índice de producción industrial, según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). De esta manera, este indicador que no hace otra cosa que medir la actividad productiva de las ramas industriales, excluyendo la construcción, acumula una tasa negativa del 6,4% en lo que va de año.

Andalucía lideró este descenso, con lo que el sector industrial suma ya el tercer mes consecutivo de malos datos y evidencia que esta actividad, en la que se confiaba para amortiguar el descalabro del ladrillo y su repercusión sobre el empleo, no es indemne a la crisis económica.

No hay más que echar un vistazo a los datos del paro. Según las últimas cifras de las listas de los Servicios Públicos de Empleo (antiguo INEM) del pasado agosto, en España la industria aportó 15.881 desempleados más (el 5,18% más respecto al mes de julio). Más acusado fue el incremento de parados en esta actividad en la comunidad andaluza, en la que ha experimentado un alza del 17,1% en los últimos doce meses.

En el conjunto de España, el índice de producción industrial (conocido como IPI), una vez descontados los efectos de calendario, disminuyó un 4,4% interanual, aunque el desplome es inferior al varapalo registrado en junio, cuando experimentó su mayor reducción en quince años, con un descenso del 9%. Aún así, el dato de julio es el quinto peor registro de los últimos ocho años dentro de la serie corregida de calendario.

Según el destino económico de los bienes, los bienes intermedios descendieron un 8,5%, seguidos de los de consumo, el 3,6% (el 16,6% para los duraderos y del 1,1% en los no duraderos). Para los bienes de equipo, la tasa interanual cayó el 2,2%, mientras que para la energía aumentó el 1,7%.

Las actividades con mayores descensos en julio frente al mismo mes de 2007 fueron la fabricación de máquinas de oficina y equipos informáticos, con una caída del 25%, la extracción de productos energéticos, el 21,6%, y la fabricación de otros productos minerales no metálicos, el 20,1%.

Del lado contrario se situó la fabricación de material electrónico y la relativa a equipo y aparatos de radio, televisión y comunicaciones, con un aumento del 24,9% en el último año.

En los siete primeros meses de 2008, la tasa media del IPI corregida de los efectos del calendario disminuyó el 3% respecto al mismo periodo de 2007. Esta tasa media registrada hasta julio se debió al descenso del 6,2% para los bienes intermedios, del 3,3% para los bienes de consumo (un 10,1% para los duraderos y el 2% para los no duraderos) y del 0,9% para los bienes de equipo. En el caso de la energía aumentó el 3,4%.

La producción industrial descendió en once comunidades. Por detrás de Andalucía se situaron Asturias y Murcia, el 10,3% en ambos casos, y Castilla y León (8,5%). Castilla-La Mancha (-6,5%), Cataluña (-4,7%) y Extremadura (-4,1%) cerraron en rojo. Por contra, creció en Navarra un 4%, en Baleares un 2,9%, en Galicia (2,8%), en el País Vasco y Canarias, un 2,6%, y en Cantabria (1,9%).

  • 1