Local

La industria del libro denunciará a Educación por "arruinar" al sector

Los recortes obligan a la consejería a «cuestionar» el modelo de gratuidad

el 21 may 2010 / 19:38 h.

TAGS:

El grueso de los ingresos de las librerías pequeñas andaluzas se debe a los libros de texto.

La Consejería de Educación convocó ayer al triángulo que representa la industria del libro -editores, distribuidores y libreros- para explicarles por qué han roto el convenio que sostiene uno de los pilares del sistema escolar andaluz: la gratuidad de los libros de texto, firmado hace tres años. Desde la cúpula de la Junta se ha ordenado a todas las consejerías recortar gastos para ajustar el déficit público. El primer gran tajo a la educación es éste: la renuncia a adquirir dos millones de libros ya comprometidos, que iban a repartirse gratuitamente entre los más 200.000 alumnos de Secundaria el próximo curso, y que suponían un gasto aproximado de 45 millones de euros.

La consejería reconoce que "se ha empezado a cuestionar el modelo de gratuidad total", que ha funcionado durante tres años mientras las arcas del Gobierno andaluz estaban llenas, pero que en un momento de "grave coyuntura económica, es necesario replantearse". No hay, por ahora, ninguna alternativa al modelo actual, aunque el consejero Francisco Álvarez de la Chica ya ha asegurado que la gratuidad de libros de texto está blindada en el Estatuto, de modo que el objetivo del programa "no se tocará". Los libreros coinciden en que "el modelo de gratuidad no es sostenible y ha quebrado" y ya planean denunciar a Educación por el incumplimiento del contrato.

La suspensión del convenio va a desencadenar un efecto "devastador" en la industria del libro, según los portavoces del sector: en primer lugar, los editores dejan de ingresar los 45 millones por la venta de los manuales -una partida económica que ya estaba librada y aprobada en el Parlamento-. En los almacenes quedan apilados dos millones de libros "inútiles, que ya no sirven para nada", porque el convenio con la Junta establecía que el único prescriptor, el único comprador en Andalucía de libros de texto era la propia Junta. Al renunciar la consejería a ellos, los libreros ya no pueden darles salida en el mercado, porque los alumnos reutilizarán los viejos manuales del año pasado, y porque el currículum de los libros es el andaluz, de modo que tampoco pueden venderlos a otras comunidades. "No sólo han golpeado con fuerza la industria del libro. También la han bloqueado. Ellos fijaron los precios, nosotros aceptamos porque absorbían todo el material. Pero si la Junta no compra, no compra nadie. Es la quiebra total. Nos arruinan", dice Juan Manuel Cruz, presidente de la Federación de Libreros andaluces.

Educación dio luz verde a la renovación de los libros de Primaria y de ESO hace sólo una semana, activando así la cadena de producción y mercado: los editores invirtieron en el producto, se firmaron letras y avales con los bancos para sostener los costes de producción, se cerraron los acuerdos para los prototipos y el diseño, y para los repartos y la venta en librerías. Sólo quedaba la emisión de los cheques libro, cuando la consejería volvió a llamar para desactivar el convenio, comprando los de Primaria, pero no los de Secundaria.

Los editores, distribuidores y libreros se reunirán el lunes con sus delegaciones provinciales para consensuar una acción de protesta, que previsiblemente será "denunciar ante los tribunales a la consejería por daños y perjuicios, al haber incumplido las cláusulas de un acuerdo abocando a la ruina a la industria del libro de texto en Andalucía", del que dependen 14.000 puestos de trabajo. "El bloqueo del capital previsto y las pérdidas por la inversión ya hecha llevará a la quiebra al 40% de librerías pequeñas, que podrían cerrar en dos años", dice el presidente de Asociación Nacional de Editores y Libros de Enseñanza (ANELE). Otra propuesta de movilización será poner carteles en todas las librerías andaluzas denunciando el incumplimiento de Educación.

Los libreros trasladaron ayer al viceconsejero Sebastián Cano las "graves consecuencias de su decisión", y éste se comprometió a advertir pronto al consejero.

Claves del cheque libro
El convenio entre Educación y el sector del libro, firmado por la ex consejera Teresa Jiménez y los editores, libreros y distribuidores, tenía una vigencia de 2008 a 2012, con una inversión de 345,8 millones de euros. Supuso que 950.000 alumnos de 6 a 16 años tendrían libros gratis cada año. El sistema de gratuidad de libros consiste en que Educación compra todos los libros de texto a la industria y se los presta a los chicos, que los adquieren gratis en las librerías con cheques libro de 105 a 240 euros según el nivel. Los libros se reutilizan y pasan de curso en curso durante tres o cuatro años, y este año tocaba renovarlos.

  • 1