Local

La Infanta Elena y Jaime de Marichalar se divorcian de mutuo acuerdo

el 14 nov 2009 / 11:30 h.

TAGS:

La Infanta Elena en una imagen de archivo.

Según hapublicado hoy el periódico El Mundo, los abogados de la Infanta Elena y Jaime de Marichalar tejen los últimos flecos del divorcio.  El 13 de noviembre de 2007 (era martes), hace justo dos años y un día, el portavoz del Palacio de la Zarzuela anunciaba "el cese temporal de la convivencia de los duques de Lugo". Se ponía fin así a meses de rumores sobre el naufragio de un matrimonio que había durado 12 años. 

Mínimos detalles que las dos partes deben supervisar para dar su visto bueno y, finalmente, enviar un comunicado a través de la agencia Efe que cierre de una vez la larga negociación para llegar al acuerdo. Según ha sabido LOC, es inminente. Hoy, mañana, a principios de semana como muy tarde.

Pero el divorcio no es la solución final, según advierten los expertos. La Infanta es miembro de una monarquía católica, apostólica y romana, y contrajo matrimonio por la Iglesia; su condición de divorciada no le permitiría ni mucho menos rehacer su vida dentro de la doctrina católica. Según corrobora un experto en derecho canónico, "un divorcio y posterior matrimonio civil la pondría de cara a la Iglesia en situación de concubinato, lo cual le impediría, por ejemplo, recibir la comunión. Para la doctrina católica, el matrimonio sigue siendo un sacramento indisoluble y, por tanto, no se puede romper". Así las cosas, y en su opinión, la única salida que le queda a la duquesa de Lugo para rehacer su vida es la nulidad matrimonial. Todos los especialistas en derecho canónico consultados por La Otra Crónica están convencidos de que, tarde o temprano, lo harán.

  • 1