sábado, 20 abril 2019
07:00
, última actualización
Local

La infanta entrega la enseña nacional a la Guardia Civil de Andalucía

"¡Viva España, viva el Rey, viva el orden y la Ley, viva honrada la Guardia Civil!". Estas palabras, a ritmo de himno -el de la Benemérita- y con cornetas y redoble de tambores de fondo, ponían fin al acto de concesión de la bandera nacional a la IV Zona de la Guardia Civil. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 16:24 h.

TAGS:

"¡Viva España, viva el Rey, viva el orden y la Ley, viva honrada la Guardia Civil!". Estas palabras, a ritmo de himno -el de la Benemérita- y con cornetas y redoble de tambores de fondo, ponían fin al acto de concesión de la bandera nacional a la IV Zona de la Guardia Civil. Realeza, altos cargos, representantes sociales, políticos, militares y personajes de la vida hispalense se daba cita ayer en este excepcional homenaje.

Entre los pilares creados por Aníbal González en la sevillana Plaza de España centenares de agentes de este cuerpo de seguridad nacional portaban sus mejores galas: estaban recibiendo el más alto honor que puede otorgarse a una unidad, de manos de la Casa Real. A partir de ahora, la Guardia Civil de Andalucía tendrá el derecho al uso de la enseña nacional en su modalidad de bandera, tal y como reza la orden ministerial aprobada.

A mediodía, el monumento de la Exposición del 29 se cubría con un mosaico de uniformes verdes y azules que, a paso militar, iban ocupando toda la plaza.

Centenares de ciudadanos y decenas de niños del colegio España y de la guardería Miller acogían a la representante palaciega, una Infanta Cristina de rigurosa mantilla negra que pasaba revista a la formación militar, con banderines y aplausos. Su presidencia del acto hacía visible la importancia del mismo: sólo siete unidades de la guardia civil, de entre todas las del país, gozan de esta distinción.

"La enseña que hoy os entrego (...) representa el reconocimiento de la Nación a la labor que diariamente realizáis con vuestra entrega y sacrificios y la de vuestra familia", relataba emotiva la Infanta tras entregar la bandera al general de la zona, Antonio Dichas, quien se mostró "orgulloso y agradecido" por esta distinción que "los 16.000 agentes que componen la unidad se comprometen a proteger". Una distinción que fue bendecida por el cardenal arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, y donada por el Real Círculo de Labradores y Propietarios, cuyo presidente, Antonio Rodríguez de la Borbolla, apuntaba a la "referencia moral" que supone la Guardia Civil para todos los ciudadanos.

El acto llegaba a su culmen. De los instrumentos de estos agentes salían, por primera vez en acto oficial, los acordes del himno de España. Y como no podía ser de otra forma, no debía faltar un homenaje a todos los agentes de la Guardia Civil caídos en servicio. Una gran corona de laurel se ofrecía a un efímero monolito en el que se "rinde honor a todos los que dieron su vida por España". Otro ofrecimiento, el de su trabajo por los ciudadanos y su colaboración con la Benemérita es lo que ha dado durante años la Federación de Cajas de Ahorros de Andalucía, que recibía, de manos del director general de la Policía y Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez, el Tricornio de gala 2008. Una distinción anual que recogía el vicepresidente de la entidad, Antonio Pulido, y que venía a reconocer la labor de la misma.

Con paso marcado y con la nueva bandera al frente, los agentes participantes de los distintos servicios de la Guardia Civil, motorizados y del único escuadrón de caballería europeo con sable desfilaron ante un palco repleto de autoridades -desde el alcalde, al presidente de la Junta, la presidenta del Parlamento o el delegado del Gobierno-. La jornada llegaba a su fin convirtiendo a Sevilla en testigo del abrazo entre el "honroso tricornio" y la realeza.

  • 1