Economía

La inflación cae arrastrada por el carro de la compra

El IPC volvió a marcar el pasado mes de junio un nuevo mínimo histórico. Los precios se desplomaron el 1% en un año, favorecidos, fundamentalmente, por la caída de los alimentos, que son los que más repercuten en el índice. El descenso de los carburantes también tiraron de la inflación a la baja.

el 16 sep 2009 / 05:33 h.

El IPC volvió a marcar el pasado mes de junio un nuevo mínimo histórico. Los precios se desplomaron el 1% en un año, favorecidos, fundamentalmente, por la caída de los alimentos, que son los que más repercuten en el índice. El descenso de los carburantes también tiraron de la inflación a la baja.

Los bolsillos de los consumidores están de enhorabuena. Los precios volvieron a desplomarse hasta mínimos históricos el pasado junio, hasta el -1% -una décima más de lo previsto en el IPC armonizado-, algo para lo que ha sido esencial el desplome de los productos de la cesta de la compra. Precisamente el apartado de alimentos y bebidas alcohólicas es el que más repercusión tiene sobre la inflación, y se desplomó respecto a junio de 2008 el -1,8% y el -0,4% en relación al mes anterior.

Pero no sólo la alimentación tuvo repercusión en el descenso del índice. Parte de culpa fue, como viene siendo habitual durante los últimos meses, del transporte, esto es, los carburantes. En junio de 2008 el precio del barril de Brent, de referencia en Europa, era de 133,74 dólares, casi el doble de los 69,27 dólares que marcaba un año después.

Eso sí, hay que tener en cuenta que el Gobierno subió el pasado mes los impuestos tanto para las gasolinas como para el tabaco, y esto también se ha visto traducido en el IPC. De hecho, el apartado transporte ha visto incrementado su precio el 2,2% respecto a mayo, mientras que el tabaco ha subido el 4,3% en un mes -y el 8,3% en un año-.

Otro de los aspectos que ayudaron a que el IPC cayera en junio fue el referido a la ropa y el calzado. Debido a la caída tan brutal del consumo de los últimos meses, muchos establecimientos y marcas optaron por ofrecer descuentos antes de la llegada de las habituales rebajas de verano, que se inician el 1 de julio. Esto trajo consigo que los precios de la ropa cayeran el 1,5% en un año y el 0,8% respecto al mes anterior.

El retroceso del consumo por la situación económica y por la escalada del paro, que han hecho que en los últimos meses la mayoría de los ciudadanos mire más por sus bolsillos, también provocó que muchos dejaran de gastar dinero en ocio. Y las empresas del sector, hoteles cafés y restaurantes, optaron por subir los precios aunque mínimamente, sobre todo teniendo en cuenta que en junio ya hay muchos ciudadanos de vacaciones. Así, sólo subieron los precios de estos establecimientos el 1,8% en un año y el 0,2% en un mes.

En cuanto a la inflación subyacente -descontando alimentos y productos energéticos-, disminuyó una décima hasta el 0,8%, con lo que su diferencia con la tasa del índice general es de casi dos puntos.

por comunidades. El comportamiento de los precios en la comunidad andaluza el pasado mes fue áun más a la baja. En cualquier caso, en términos interanuales, la tasa negativa (-1,2%) de Andalucía se sitúa por detrás de las cifras, también negativas, registradas en Castilla-La Mancha (-2,1%), Canarias (-1,7%), Castilla y León (-1,6%), Galicia (-1,4%), Aragón (-1,3%), Asturias (-1,3%), Extremadura (-1,3%), Murcia (-1,3%) y Navarra (-1,3%).

En Sevilla, los precios subieron en junio un 0,4% respecto a mayo -igual que en la media de España- y en un año bajaron un -0,7%.

  • 1