Local

La inflación eleva al 5% la subida de todos los tributos y tasas locales

El propietario de un vehículo de 120 caballos pasará de pagar 124 euros a 130 en concepto de sello del coche. El incremento refleja el efecto que tendrá sobre el bolsillo de los ciudadanos la actualización de los impuestos y tributos al IPC de julio, un 5%. La subida será el doble de la experimentada en 2008. Foto: A. Acedo.

el 15 sep 2009 / 16:32 h.

TAGS:

El propietario de un vehículo de 120 caballos pasará de pagar 124 euros a 130 en concepto de sello del coche. El incremento refleja el efecto que tendrá sobre el bolsillo de los ciudadanos la actualización de los impuestos y tributos al IPC de julio, un 5%. La subida será el doble de la experimentada en 2008.

La inflación provocará que los ciudadanos sufran la mayor subida de impuestos y tasas municipales de los últimos años. El incremento afectará a conceptos como el sello del coche, el Impuesto de Actividades Económicas, la tasa de basura o la tarifa del agua. El Consistorio había adquirido el compromiso de no incrementar los impuestos por encima del IPC como receta para aliviar la asfixia económica de las economías domésticas.

Pero el calendario ha provocado que el índice escogido sea el más alto de lo que llevamos de año, lo que provoca que los tributos subirán por encima de conceptos como los transportes -que se rigen por el IPC interanual del mes de octubre- o de muchas revisiones salariales. Pese a esto, y aunque se han creado nuevos conceptos para compensar los déficits de las arcas municipales, los ingresos se incrementarán sólo un 5%, 16 millones de euros -se alcanzan los 339 millones previstos-, con respecto al ejercicio anterior.

Una cantidad no muy distante de la cifra que tendrá que aportar el Consistorio a Tussam para paliar las pérdidas por no aceptar su propuesta de revisión de tarifas. Aún así se han abierto vías de financiación municipal como la nueva tasa de mercadillos, el cobro de la electricidad a los puestos de Feria o la tasa de telefonía móvil, que se mantiene pese a estar recurrida por las empresas operadoras.

Las bonificaciones para 2009 se centrarán en el sector de la construcción y en el impuesto de actividades económicas, un compromiso adquirido con los agentes sociales por el ex delegado de Hacienda, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis.

Se reforzará especialmente, y precisamente tras un debate abierto por la patronal de la construcción, las ayudas a la ejecución de proyectos de viviendas protegidas. Éstas se elevarán al 50% tanto para proyectos públicos como privados, lo que supone en parte quintuplicar estas subvenciones. Se establecen además ayudas en el pago del IBI para estas promotoras.

Para las economías domésticas, las más afectadas por el proyecto de ordenanzas fiscales municipales las medidas de estas ordenanzas se centran en el fomento del consumo responsable y el gravamen del exceso de gasto, en el marco de una política tributaria progresiva.

Las consecuencias de este nuevo modelo se percibirán especialmente en dos de las tasas con más incidencia en los hogares sevillanos: las destinadas a gravar el consumo de agua y la recogida de basuras. Ambas se coordinarán, de forma que aquellas viviendas cuyos usuarios mantengan unos niveles más bajos de uso de agua, tendrán además los precios más económicos de las tasas de basuras. El recibo de estas últimas, además se repartirá por trimestres.

El IBI, uno de los tributos que más aportan a las arcas municipales y que más incidencia tiene sobre los usuarios debido a su importe, apenas tendrá modificaciones en estas nuevas ordenanzas. En el pasado ejercicio, 2007 se elevaron un 10% todas las categorías de bonificaciones previstas para las familias numerosas. Éstas, según el número de hijos y el valor catastral de las viviendas, pueden llegar a alcanzar el 90% del importe. Sobre el papel, estas ayudas pueden llegar a beneficiar a 17.000 familias en Sevilla, aunque en la práctica son pocas las que acuden a solicitar estas ayudas, principalmente por desconocimiento de esta medida.

El Impuesto de Bienes Inmuebles se calcula según dos parámetros. El tipo impositivo, que depende del Ayuntamiento, y el valor catastral, que se establece según unos parámetros estatatales. El primero de estos índices se mantendrá, según indicaron desde el área de Hacienda, intacto en este ejercicio -0,847 para las fincas urbanas-, lo mismo que ocurrió en 2008. Pero esto no quiere decir que la factura no se incremente. El valor se actualizará y se elevará el recibo, como ha ocurrido los últimos ejercicios. Además se mantiene la decisión adoptada en el pasado ejercicio de gravar los inmuebles con una catalogación especial.

"Este es un año de cuentas austeras, en el que hemos querido actuar con responsabilidad y con el criterio de progresividad fiscal. El Ayuntamiento no es ajeno a la crisis económica y a la incidencia que está teniendo en los ciudadanos", explicó la delegada de Hacienda, Nieves Hernández, quien ayer mismo presentó las ordenanzas fiscales a los principales agentes sociales reunidos en el Consejo Económico y Social. Pese a los acuerdos del año pasado, no se podrán presentar los presupuestos y los tributos a la vez para que sindicatos y empresarios puedan tener una visión global de la economía municipal.

  • 1