domingo, 17 febrero 2019
06:00
, última actualización
Economía

La inflación sube y hace más duro el impacto del ‘tijeretazo’

El coste de la vida se encareció en abril pasado por el fin de las rebajas

el 14 may 2010 / 07:15 h.

El encarecimiento del vestido, del calzado y de los carburantes provocó una subida de los precios del 1,1% en abril, lo que situó la inflación anual en el 1,5%, en un mes en que la inflación subyacente se situó en tasa negativa por primera vez desde 1986.

Para el Gobierno, los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) reflejan que se mantiene la tendencia iniciada en noviembre de normalización de la inflación en valores "moderadamente positivos", aunque espera que se incrementen conforme se recupere la demanda.

Cabe destacar que por primera vez desde agosto de 1986 la inflación subyacente -excluye la variación de los precios de alimentos frescos y energía- entró en terreno negativo (-0,1%).

El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, dijo que se trata de "algo puntual", que no se mantendrá en los próximos meses y que se debe al efecto calendario, ya que la Semana Santa este año ha sido en marzo y en 2009 fue en abril, con lo que los servicios se encontraban más baratos el mes pasado que en abril del ejercicio anterior.

Las prendas de vestir aportaron 6 décimas -tras encarecerse más del 10%- a esa subida de precios del 1,1% de abril, seguidas de las 2,2 décimas que sumaron los carburantes y las 1,4 del calzado. Mientras, el abaratamiento de la leche y la telefonía restaron casi una al crecimiento general.

Y por lo que respecta a la décima de aumento de la inflación anual (interanual o de los últimos doces meses), la mayor parte obedece a los incrementos del gas, la carne de ave y las patatas. Restó, en cambio, la caída de los viajes organizados.

Por su parte, la tasa interanual del índice armonizado -el que se mide con la estadística de los socios europeos- escaló en abril una décima y se situó en el 1,6%, coincidiendo con la avanzada por el indicador adelantado publicado el pasado 29 de abril.

Por comunidades autónomas, la inflación más alta la registraron Cataluña, Galicia, Castilla-La Mancha y Castilla y León, todas ellas con una tasa anual del 1,7%, mientras que la más baja fue para Canarias (0,7%) y Navarra (1,1%).

En el caso de Sevilla, el alza del IPC el mes pasado se limitó a un punto. El índice acumulado en el último ejercicio se colocó en el 1,4%, al nivel del promedio nacional.

En el capítulo de las reacciones, el consejero de Empleo, Manuel Recio, señaló ayer que el porcentaje de la inflación andaluza refuerza los últimos indicadores que marcan la existencia de "indicios de recuperación" y, además, aleja el "temor" que podía haber sobre el riesgo de entrar en un periodo de deflación.

El sindicato UGT exigió que no haya más descensos del poder adquisitivo de los trabajadores e indicó que "ante una muy difícil salida de la crisis, el Gobierno plantea medidas que suponen una reducción del consumo y de la inversión".

En esta línea, CCOO-Andalucía advirtió de que las medidas de ajuste anunciadas por el Ejecutivo "pueden provocar un serio retroceso en el consumo por la pérdida de poder adquisitivo que va a sufrir una parte importante de los trabajadores".

A nivel estatal, y con el mismo argumento que los sindicatos, el PP opinó que el aumento de los precios es hoy un dato "muy negativo", porque agrava los recortes del Gobierno para reducir el déficit público. Desde el partido, se destacó el daño que causará a los pensionistas, pues "seguirán cobrando lo mismo".

  • 1